EFEPalencia

El fotógrafo madrileño José Manuel Navia ha recogido este martes el XI Premio Nacional de Fotografía Piedad reconociendo en la obra de la fotógrafa palentina "un ejemplo" de los grandes valores de la Fotografía, la humildad, la cercanía y la capacidad para conservar lo que merece la pena.

La presidenta de la Diputación de Palencia, Ángeles Armisén, y la diputada de Cultura, Carolina Valbuena, han procedido a la entrega del premio que quedo aplazada el pasado mes de noviembre debido a la pandemia, y que se ha celebrado este martes en el Centro Cultural Provincial.

"En cierto modo hoy se cierra el círculo muy emotivo para mi", ha afirmado el fotógrafo, quien ha relatado, durante su intervención, que su última exposición 'Alma y tierra' arranca en la Montaña Palentina, "la tierra de Piedad Isla", que además era prima segunda de Aderito, uno de los rostros que recoge en sus instantáneas.

"Es un premio muy entrañable y muy querido dentro de la profesión", ha reconocido el fotógrafo nacido en Madrid en 1957, porque se convoca en memoria de una fotógrafa que fue una pionera y que además trabajaba en el medio rural y en un medio tan duro en el día a día como es la Montaña Palentina.

"La obra de Piedad nos muestra uno de los grandes valores de la fotografía, su capacidad para conservar lo que merece la pena", ha añadido en declaraciones a los periodistas, asegurando que la obra de Piedad Isla es "un ejemplo" para él y que la siente "muy cercana".

De Piedad Isla ha destacado "su manera de fotografiar" a la gente por los pueblos, ofreciendo un servicio público que además le sirvió para plasmar imágenes que tienen un gran valor documental sin descuidar los elementos plásticos que hacen que una imagen no sea un mero recuerdo sino que trascienda.

"Para mi la fotografía es un medio esencialmente humilde, y en esa aparente humildad es donde reside su grandeza y eso Pilar lo entendió muy bien", ha explicado.

José Manuel Navia ha reconocido que su vida gira entorno a la fotografía y que su objetivo siempre ha sido "reflejar el mundo cercano que le rodea, viajando al mundo de sus antepasados".

Navia ha recurrido a la fotógrafa estadounidense Diane Arbus para explicar cómo siente la fotografía, asegurando que es como cuando las abuelas hacen mermelada para que no se pierda la fruta.

"Yo creo que se trata de dejar algo en el mundo y dejarlo a través de las imágenes", ha añadido, subrayando la capacidad de la fotografía para "apelar directamente a los sentidos" porque es "un lenguaje que no tiene palabras".

Las suyas exploran territorios y gentes ligados de uno u otro modo a su cultura, y su trayectoria ha merecido el XI Premio Piedad Isla, dotado con 6.000 euros, que le une desde hoy a los grandes fotógrafos españoles como Cristina García Rodero), Ramón Masats, Ouka Leele, Isabel Steva Hernández, Colita, Chema Madoz, Marisa Flórez, Juan Manuel Castro Prieto, Tino Soriano, Juan Manuel Díaz Burgos y Josep María Ribas i Proust.

La presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, le ha entregado el premio y ha reconocido su "magnífica" trayectoria, asegurando que "su compromiso con la fotografía tiene mucho que ver con el trabajo de Piedad Isla" porque hace un reconocimiento al medio rural y al "reflejo de lo que hemos sido y lo que somos".

Armisén ha aprovechado para afirmar que Piedad Isla, cuya obra puede verse actualmente en una exposición en el Patio Herreriano de Valladolid, "está más presente que nunca" por ser una pionera en su disciplina artística y por su compromiso social y territorial en la Montaña Palentina y con el medio rural. EFE