EFERoberto Jiménez Valladolid

Estudió Filología y Letras en la 'docta salmanticae' de su ciudad natal, debutó en las tablas con el TEU como casi todos los intérpretes de su generación, y el cine -más tarde la televisión- abrió las puertas a Charo López de una carrera larga, viva y de la que se siente feliz: "no echo nada de menos".

"Estoy muy orgullosa de lo que he hecho, muy feliz. No echo nada de menos", ha resumido a lo largo de una entrevista con la Agencia Efe esta actriz que, a sus 76 años y después de casi seis décadas de recorrido, estrenará el 2 de noviembre un cortometraje.

Dirigido por su dilecto Gonzalo Suárez, "Palabras en penumbra" es el título de ese trabajo, el último eslabón hasta la fecha de un itinerario que la 65ª Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) distinguirá el 26 de octubre con la entrega de una Espiga de Honor.

"Es un orgullo enorme este galardón que viene de un festival de muchísimo prestigio como es la Seminci y un honor que sea por toda una carrera. Espero pasarlo bien allí y olvidarnos un poco de esta cosa tan espantosa que es el covid", ha manifestado Claro López (Salamanca, 1943).

No sólo es el audiovisual uno de los sectores más castigados por la pandemia, sino también la industria hotelera "y muchas profesiones porque España es un país de servicios y está todo el mundo afectado", ha analizado.

No obstante, ha recordado que en los cines y los teatros "existe ahora mucha seguridad y ofrecen toda la confianza para poder seguir adelante, lo cual es esperanzador.

Al echar la vista hacia atrás, al margen de sus clases universitarias en Salamanca, una ciudad "donde sigo yendo porque allí viven mis hermanos", en la memoria de Charo López emergen nombres como el dramaturgo y director teatral José Carlos Plaza, quinto suyo y "una constante en mi carrera" dentro de las tablas.

De su etapa en el TEU (Teatro Español Universitario) y su paso por Estudio 1 de TVE, le quedan los recitales de poesía que aún mantiene en giras extensas con el espectáculo "Poesías de amor", ahora cercenada por una pandemia que ha demorado la celebración de hasta setenta compromisos.

"Cada época tiene sus cosas y los problemas de ahora no son como los de antes tanto en el cine como en el teatro", ha observado esta intérprete que después de su paso por la Escuela Oficial de Cinematografía debuto ante las cámaras con "Los paraísos perdidos" (1965), a las órdenes de su coterráneo Basilio Martín Patino.

Más de medio centenar de películas, al menos hasta "Rey gitano" (2015), jalonan una filmografía en la que Charo López señala su participación en "Ditirambo" (1969) como punto principal de partida, el primero de los ocho filmes que se puso a las órdenes de Gonzalo Suárez, "una constante y una persona importantísima en mi vida", ha subrayado.

Suárez acompañará a Charo López en Valladolid, el 26 de octubre, durante la ceremonia de entrega de la Espiga de Honor, como colofón a la jornada que el festival de Valladolid dedicará al Día del Cine y el Audiovisual de Castilla y León.

Otros nombres que rondan por su cabeza son los del realizador Mario Camus, con quien participó en series y películas televisivas como "La colmena" (1982), "Los gozos y las sombras" (1982) y "Fortunata y Jacinta" (1980), pero también ha mencionado al director Montxo Armendáriz y su película "Secretos del corazón" (1997) que le mereció a la actriz salmantina el Goya a la mejor actriz femenina de reparto. EFE