EFEMadrid

Con seis meses de retraso por el estado de alarma, la exposición conmemorativa del centenario del nacimiento de Miguel Delibes arranca este jueves en la Biblioteca Nacional de España para celebrar la figura de este "súperventas de buena literatura", una muestra que inauguran por la tarde los reyes.

Titulada "Delibes (1920-2020)" y coordinada por el escritor Jesús Marchamalo, esta exposición estaba ya montada en marzo cuando se decretó el estado de alarma, y tuvo que aplazarse hasta este jueves un día "de esperanza y alegría" porque "la vida cultural vuelve", ha señalado la directora de la BNE, Ana Santos, en el acto de presentación de la muestra.

La Biblioteca Nacional de España, la Fundación Miguel Delibes, Acción Cultural Española (AC/E), la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento de Valladolid y la Diputación de Valladolid han querido unirse para organizar la exposición Delibes, concebida para dar a conocer a uno de los escritores más leídos de la literatura en español del siglo XX.

Un escritor que, ha dicho Santos, es "el súperventas de buena literatura", un hombre que fue un "adelantado a su tiempo", "profundamente íntegro" y que supo detectar preocupaciones que siguen hoy vigentes: "hay que volver a leer a Delibes para encontrarnos de nuevo con un autor que marcó mi generación y fue capaz de unir como pocos vida y literatura".

En la exposición, comisariada por el periodista y escritor Jesús Marchamalo, se pueden ver más de doscientas cincuenta piezas, procedentes de instituciones como la Fundación Miguel Delibes, la Real Academia Española, El Norte de Castilla, la Fundación Juan March o la propia Biblioteca Nacional.

Manuscritos originales de las principales obras del escritor, su correspondencia con otros autores, primeras ediciones de sus libros, objetos personales, fotografías o retratos, entre otros, el de John Ulbricht que preside el salón de su casa, o el famoso "Señora de rojo sobre fondo gris", de su esposa, Ángeles de Castro, son algunas de las piezas.

La exposición desvela la trayectoria vital de Miguel Delibes y su universo literario. El primer apartado muestra diversos aspectos de la biografía de Delibes: el niño, el abuelo francés, la vida al aire libre, el cazador y conservacionista, el caricaturista, el joven profesor hasta el Premio Nadal, que le fue otorgado en 1947, y que orientó su carrera hacia la escritura.

Objetos personales como su máquina de escribir, fotografías, dibujos o manuscritos que conserva la Fundación.

Profesor, aficionado a la bicicleta, padre de siete hijos, la exposición aborda también su faceta de cazador: "Delibes detestaba esa caza de señoritos, nunca participó en una montería y defendía la caza apegada al mundo rural, sostenible, que tiene que ver con el contacto con la naturaleza", ha recalcado Marchamalo.

Recuerda también la concesión del Premio Nadal y muestra un álbum del escritor con recortes de sendos teletipos de la agencia Cifra donde se informa de que Delibes era finalista y ganador del galardón.

Esta parte de la exposición se complementa con otra segunda dedicada a su obra, en la que se recorre la totalidad de su producción literaria, los temas y personajes de sus libros, así como su relación con el cine y el teatro con carteles de las adaptaciones de sus obras.

En una tercera sala, presidida por su escritorio, con quemaduras de cigarrillos y cercos de vasos, se muestran seis de los manuscritos originales de algunos de sus libros más conocidos: "El camino", "Las ratas", "El príncipe destronado", "Cinco horas con Mario", "Los santos inocentes" o "El hereje".

En esta sala, en penumbra salvo la mesa y los manuscritos originales, se escuchan las primeras páginas de estos libros leídas por el actor José Sacristán, grabadas para la exposición.

En la presentación, el responsable de Acción Cultural Española, José Andrés Torres Mora, ha alabado la celebración de esta exposición sobre un "hombre de encuentro" como es la figura de Delibes en tiempos de "desencuentro".

Una muestra que responde, ha dicho Torres Mora, a la demanda de convivencia que hay en la sociedad y en la que han participado varias administraciones y organismos en una colaboración que es reflejo de la sociedad plural que se ha unido entorno a la figura del escritor vallisoletano.

Elisa Delibes, hija del escritor y responsable de la Fundación, ha manifestado la ilusión de la familia por la inauguración de esta muestra que habían visto peligrar y porque se desarrolle en un lugar tan emblemático de la Biblioteca Nacional.

Una exposición que recoge todas las facetas de su padre, ha dicho Elisa Delibes: "es el regalo más maravilloso que nos podían hacer", ha recalcado. EFE