EFEValladolid

El flamenco, la danza contemporánea, el flamenco y la poesía son los tres vértices de "Persecución", un espectáculo con el que la compañía sevillana Imperdible recuerda el histórico acoso de la población gitana en numerosos países, "de gran carga dramática y que cobra actualidad en nuestros días".

La población migrante, en especial la refugiada que huye de guerras y de atmósferas bélicas, ha puesto como ejemplo José María Roca, autor de la idea y director de un espectáculo audiovisual que se representa estos días en Valladolid dentro de la sección oficial del 20º Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle (TAC).

Surgido al amparo de la Bienal de Flamenco de Sevilla, "Persecución" es también un homenaje al cantaor Juan Peña "El Lebrijano" (1941-2016), de quien este espectáculo audiovisual se ha inspirado en el disco "Perseguidos" (1976) e incorporado su música, como una de las formas que tiene el arte de tomar partido.

Ese disco "supuso un antes y después del flamenco" junto a las canciones del grupo Triana y del dúo Lole y Manuel, a partir de los cuales el flamenco "comenzó a relacionarse con otras músicas", ha subrayado Roca durante una rueda de prensa celebrada este viernes.

El espectáculo cuenta con la dirección coreográfica de Belén Maya, los poemas del ensayista y flamencólogo Félix Grande (1937-2014), la música de Lebrijano y el cuadro de baile formado por Javiera de la Fuente, Carmen Rodríguez, Carlos Carbonell y Sergio Seven.

José María Roca, por otra parte, ha elogiado la trayectoria del TAC de Valladolid, que después de veinte años ha fraguado "ha trascendido de ser un festival a convertirse en una fiesta ciudadana", que en su opinión ha superado el "estatus del color político para pasar a ser propiedad de la ciudad.

Los programadores acuden a Valladolid "de una forma natural" porque el TAC no está concebido "como una feria" y "haría falta un terremoto muy grande para cuestionar este tipo de festivales", ha insistido.

No ha opinado de igual manera el actor vasco Santi Ugaklde (Trapu Zaharra), presente en la rueda de prensa, quien ha recordado la existencia de festivales "acabados no se sabe bien por qué", y de programaciones culturales "congeladas desde hace siglos", ha manifestado antes de reseñar la "fragilidad" de los actores: "no estamos nada seguros", ha puntualizado.

Ugalde ha presentado "Turisteando", un espectáculo de calle con el que la compañía Trapu Zaharra -habitual en el TAC- reflexiona sobre las ventajas e inconvenientes del fenómeno del turismo de masas: desde la óptica de los políticos, a favor, y desde la perspectiva de los vecinos, cansados de esta invasión.

Ha puesto el ejemplo de San Sebastián, su ciudad, donde "desde hace seis años viene el turismo industrial a saco y los vecinos empiezan a quejarse de esta invasión".

La protagonista de "Turisteando" es una ama de casa a la que le toca un crucero virtual, ha apuntado Ugalde antes de destacar la contradicción que supone el hecho de que quienes se quejan de esa invasión hacen los mismo cuando viajan a otros lugares.

La delegación escénica del País Vasco en el TAC se completa con la danza contemporánea de Natxo Montero, que con "Barbecho humano" propone la "necesidad de parar, de disponer el tiempo de recapacitar parea regenerarse y afrontar un cambio personal", ha explicado.

El Gobierno Vasco, a través de su gestión cultural, ha financiado la presencia de grupos y artistas de esta comunidad autónoma en catorce de las veinte ediciones del TAC, ha recordado José Luis Irarzábal, miembro del Departamento Cultural y Política Lingüística del País Vasco. EFE

rjh

(foto)