EFEZamora

Una escultura en bronce de "Adán después del pecado", obra de finales del siglo XIX del artista Eduardo Barrón, preside desde este viernes la céntrica y modernista plaza de Sagasta de Zamora tras la cesión realizada por la Fundación Obra social Castilla y León (Fundos).

La escultura, instalada para su exposición permanente en la vía pública, entre edificios modernistas, en una de las plazas con mayor tránsito peatonal de la ciudad, representa a una figura masculina desnuda de 2,10 metros de alto por 0,60 de alto que está asentada sobre un pedestal de mármol rosáceo de 1,40 metros de altura.

Al descubrimiento de la obra han asistido el alcalde de Zamora, Francisco Guarido, y el director general de la Fundación Fundos, José María Viejo.

La estatua está llamada a convertirse en una de las esculturas emblemáticas de la ciudad junto a la de Viriato que también firma Eduardo Barrón y se muestra en la plaza de Viriato, o las obras de Baltasar Lobo que se pueden ver en la plaza de Zorrilla y los jardines del Castillo.

El "Adán después del pecado" fue creado por Eduardo Barrón en el año 1885, con un original en escayola con pátina negra expuesto en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid y dos réplicas fundidas en bronce, una de ellas en el Ateneo de Madrid y la otra, desde este viernes, en Zamora.

La escultura permanecía hasta ahora en dependencias de la Fundación Fundos, después de que anteriormente se hubiera expuesto en el vestíbulo de la oficina principal de la antigua Caja España en Zamora y en el año 2011 se mostrara en la exposición Passio de Las Edades del Hombre en Medina del Campo (Valladolid).

Eduardo Barrón (Moraleja del Vino, Zamora 1858-Madrid, 1911) fue escultor y conservador del Museo del Prado, del que escribió el primer catálogo de su colección de escultura en 1907, y contó con asiento en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y en la Real Academia Hispano Americana de Ciencias y Artes de Cádiz.

Entre su obra figura un monumento a Hernán Cortes en Medellín (Badajoz), otro a Cristóbal Colón en Salamanca y uno a Emilio Castelar en Cádiz.

"Adán después del pecado" ha sido cedida de forma gratuita a la ciudad por la Fundación Fundos, que de esta forma muestra su "inequívoco compromiso" con Zamora, según ha destacado José María Viejo.

Por su parte, Francisco Guarido ha agradecido la cesión y ha anunciado que Fundos también cederá en depósito a la ciudad siete obras de Baltasar Lobo, tres esculturas de pequeño formato y cuatro grabados, para su exposición en el museo de ese escultor.

Con motivo de la exposición permanente del Adán se ha instalado un sistema de cámaras de videovigilancia conectadas con la Policía Municipal para evitar que la escultura pueda ser objeto de actos vandálicos. EFE

1010037

aff/grg

(foto)