EFEPalencia

La Asociación Hispania Nostra ha incorporado a su Lista Roja del Patrimonio dos iglesias en la provincia de Palencia, una en Boada de Campos y otra en Boedo de Castrejón, y en la capital el almacén de la Dársena del Canal de Castilla, para advertir del riesgo de desaparición si no se actúa.

Los tres monumentos han entrado durante los últimos días en la Lista Roja del Patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra (www.listarojapatrimonio.org) y que recoge cerca de 950 bienes españoles que corren el riesgo de desaparecer si no se actúa para protegerlos y evitar su progresivo deterioro.

La ermita de Nuestra Señora del Castillo de Boada de Campos, erigida en un otero a partir del siglo XVI, es un templo rectangular con nave y presbiterio que conserva actualmente las portadas con puerta de madera incluida, así como las paredes perimetrales y el arco triunfal, pero la techumbre ha colapsado, conservándose alguna viga en su posición original.

Según Hispania Nostra, es precisa la limpieza de escombro del interior de la estructura, la consolidación de paredes y una techumbre nueva para poderle devolver su dignidad original.

Alrededor del conjunto se identifican además otras construcciones aledañas como sacristía y probablemente un cementerio, así como restos de bodegas, "lo que hace de este otero un conjunto de notable interés histórico-arqueológico", afirma la asociación.

El otro edificio que ha entrado en la Lista Roja es la Iglesia de Boedo de Castrejón Boedo, una pedanía de Castrejón de la Peña que, a día de hoy, cuenta con dos habitantes.

Se trata de una pequeña iglesia fechada en el siglo XVIII aproximadamente, de una nave con planta de salón y espadaña a sus pies que presenta un lamentable estado de abandono.

Por último, el almacén de la dársena del Canal de Castilla es un edificio de los siglos XVIII-XIX situado a la derecha de la dársena de Palencia que forma parte del conjunto que incluye dos antiguos almacenes gemelos, uno a cada lado de la dársena.

Uno de los almacenes ha sido reconvertido en Museo del Agua, pero el otro se encuentra abandonado y lleva décadas sin usarse, y actualmente el tejado ha comenzado a desplomarse, por lo que urge una intervención para evitar la pérdida de "esta joya de gran valor patrimonial y natural y relevancia social", según la asociación. EFE