EFEValladolid

La Junta de Cofradías de Semana Santa de Castilla y León, a través de un comunicado difundido este sábado, ha anunciado la suspensión de todas las procesiones, actos penitenciales y de devoción previstos tanto para el tiempo de Cuaresma como para el de Pasión (del 3 al 12 de abril).

"Ante las extraordinarias circunstancias, relacionadas con la pandemia del Coronavirus que vive nuestra sociedad y atendiendo a las indicaciones realizadas por las autoridades sanitarias y eclesiásticas, lamentamos comunicar que se suspenden todas las actividades públicas organizadas por las cofradías y hermandades de Castilla y León durante la Cuaresma y la próxima Semana Santa", señala el comunicado.

La Junta de Cofradías agradece la "excelente labor realizada por los profesionales de la salud", y recomienda a todos los cofrades "el cumplimiento estricto de las recomendaciones que emitan las autoridades".

El Gobierno de Castilla y León ha cifrado en unos 60 millones de euros la pérdida económica que representa la suspensión de la Semana Santa, principalmente dentro del sector turístico.

Castilla y León, con veintidós, es la comunidad autónoma con más declaraciones de Interés Turístico, ocho de ellas de carácter Internacional: Valladolid, Zamora, León, Ávila, Palencia y Salamanca, como capitales de provincia, y Medina del Campo y Medina de Rioseco, ambas en la provincia de Valladolid.

De Interés Turístico Nacional son las de Burgos y Segovia, además de las que se celebran en la población vallisoletana de Peñafiel (Bajada del Ángel) y en la leonesas de Astorga y Ponferrada.

Tienen el marchamo de Interés Turístico Regional la Semana Santa de Soria, Aranda de Duero (Burgos), El Burgo de Osma (Soria), Tordesillas (Valladolid), Sahagún (León) y Toro (Zamora), además de la procesión de los Romances en Navaluenga (Ávila) y el Viernes Santo en Bercianos de Aliste (Zamora) y en Ágreda (Soria). EFE