EFEMadrigal de las Altas Torres (Ávila)

La histórica villa abulense de Madrigal de las Altas Torres ha recuperado las pinturas murales de la iglesia mudéjar de Santa María del Castillo, que datan de finales del siglo XIV, ocultas hasta 2010 por un retablo barroco.

La alcaldesa, Ana Isabel Zurdo, ha calificado de "sueño" esta actuación que ha sido presentada este martes por el consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, acompañado por el director general de Patrimonio, Gumersindo Bueno Benito.

La regidora ha recordado cómo en 2003 se puso en marcha en la localidad una campaña ciudadana denominada "Un techo para Santa María", teniendo en cuenta su deteriorado estado de conservación, a la que respondió la Junta de Castilla y León.

La restauración y puesta en valor de estas pinturas murales ha durado en torno a un año, según ha explicado a los periodistas Carlos Tejedor, miembro del Servicio de Restauración de la Dirección General de Patrimonio, quien ha indicado que esta actuación forma parte de un proceso más amplio en este templo.

La restauración del conjunto pictórico medieval ha supuesto una inversión por parte de la Consejería de Cultura y Turismo de cerca de 700.000 euros, ha apuntado el consejero, Javier Ortega, quien se ha referido a este conjunto artístico para subrayar que supone "un ejemplo del grandioso y extenso patrimonio de Castilla y León".

En este contexto, ha subrayado la trascendencia histórica y monumental de esta villa abulense que en los últimos años ha recibido inversiones en materia de conservación y protección del patrimonio de más de 1,3 millones de euros por parte de la Consejería de Cultura y Turismo.

Ese dinero ha ido a parar a bienes como el Palacio de Juan II, el convento de Extramuros o la iglesia de Santa María del Castillo en la que desde 2010 la Junta desarrolla actuaciones de restauración, investigación y difusión.

Esas intervenciones comenzaron a partir del descubrimiento ese año, detrás del retablo barroco, de unos "restos de pintura" al ser movida una hornacina tras la cual figuraban estas pinturas murales de finales del siglo XIV, que ahora han sido restauradas, según ha relatado Carlos Tejedor.

En este sentido, ha comentado que tras aquel descubrimiento, desde la Consejería se decidió que, a la vez que se estudiaban las pinturas, se ponía en valor la estructura del conjunto del presbiterio, teniendo en cuenta que tenía "problemas muy importantes".

Esta circunstancia obligo a "resolver la parte estructural para evitar el colapso de todo el conjunto", ha apuntado Tejedor, quien ha apuntado que a partir de entonces el proyecto se centró en "intentar aislar" los espacios "románico-góticos" que estaban apareciendo, del resto de elemento de la iglesia, "de carácter barroco".

Estas actuaciones interiores comenzaron con la reordenación y reestructuración del presbiterio para conseguir recuperar la cota original de este ámbito y crear las bases del nuevo espacio litúrgico que supuso, además, el desmontaje del retablo mayor.

Una vez recuperado el conjunto pictórico medieval, el consejero ha anunciado que se debe completar la actuación con la restauración del retablo en su nueva ubicación, presidiendo el nuevo presbiterio creado, por delante de las pinturas murales restauradas.

El objetivo consiste en que esa distribución espacial permita potenciar los valores plásticos del retablo, permitiendo el adecuado uso del templo, con una intervención prevista para 2020.

Javier Ortega ha subrayado "la implicación" de los distintos agentes sociales de Madrigal de las Altas Torres -Ayuntamiento, Asociación Amigos de Madrigal y Diócesis-, así como su "sensibilización por su legado cultural".

Tras esta intervención, la Asociación organizará unas Jornadas de Puertas Abiertas y visitas a la iglesia de Santa María del Castillo en Navidad, los días 21, 22, 24 y 25 de diciembre y 4, 5 y 6 de ene ro. EFE