EFEValladolid

La Mesa Sectorial del Arte Contemporáneo de España, que aglutina a los principales agentes de este sector, ha pedido la dimisión de la concejala de Cultura y Turismo en el Ayuntamiento de Valladolid, Ana Redondo, por sus "injerencias políticas" en el Museo Patio Herreriano (MPH).

Directores de centros de arte contemporáneo, gestores culturales, galeristas y artistas forman parte de esa Mesa Sectorial que, a través de un comunicado difundido este miércoles, ha exigido esa dimisión y expresado su "rotundo rechazo a las injerencias políticas que ha sufrido la dirección del Museo Patio Herreriano en su programación".

El motivo es la programación, por parte del Ayuntamiento de Valladolid y en contra del director del MPH, Javier Hontoria, de una retrospectiva en este museo del pintor y escultor Cristóbal Gabarrón (Mula, Murcia, 1945) en coincidencia con una exposición sobre el 75º aniversario de Naciones Unidas cuyas sedes tiene obras suyas.

Al margen de criterios técnicos vinculados a la programación, la dirección del museo (dependiente de Ayuntamiento de Valladolid) se ha negado también a modificar la exposición dedicada a Eva Lootz, que ha tenido que ser desmontada antes de tiempo para dar cabida a la retrospectiva de Gabarrón que abrirá este próximo sábado, 24 de octubre.

Además del "inaceptable desdén hacia las decisiones técnicas tomadas por la dirección", la Mesa Sectorial considera que "un buen gestor de lo público fomentará la independencia científica practicada por equipos profesionales", así como los recursos presupuestarios y humanos para desarrollar su labor, pero "nunca tratará de imponer su voluntad o intereses personales en la programación".

En el comunicado se acusa también a la concejala de "menospreciar públicamente a la dirección del museo y a quienes han formado parte de su programa" por sus consideraciones vertidas en un artículo firmado por ella este pasado domingo en el diario El Norte de Castilla.

"Sugería en un tono vulgar y despreciativo, inaceptable en quien ostenta un cargo público, que el Museo Patio Herreriano ha de someterse al dictado de quienes han sido legítimamente elegidos por la ciudadanía", explica la nota.

A juicio de la Mesa Sectorial, donde también figuran representados el Instituto de Arte Contemporáneo y la Asociación de Mujeres en las Artes Visuales, "esto supone un nuevo ataque a la dirección del museo, elegido en un concurso público amparado por el Documento de Buenas Prácticas".

La concejala, en la carta pública publicada por ese periódico, defendió la idoneidad de Gabarrón, "un artista vinculado a Naciones Unidas con exposiciones en Ginebra, Estrasburgo, Basilea o Nueva York, además de tener obra en Valladolid", a través de una retrospectiva que "en principio iba a ocupar todo el museo pero que, tras varias reuniones con la dirección del MPH, acordamos ocupara únicamente la planta baja".

Desde ese momento, añadió la edil, "no ha cesado la censura hacia el artista por un sector conectado íntimamente con el director del MPH", Javier Hontoria, quien en numerosos actos, en algunos de los cuales ha coincidido con la concejala, ha declinado siempre realizar cualquier comentario del asunto ante los medios de información.

Ana Redondo acusó a Hontoria de practicar un "veto" sobre la figura de Gabarrón, cuando en su opinión la postura "debiera ser la contraria, es decir defender a los artistas del sectarismo y la reprobable censura ideológica".

La concejala, por otra parte aprovechó esta misiva para recordar la caída de visitantes al museo desde que Javier Hontoria asumió la dirección en febrero de 2019 después de dos años de interinaje tras la destitución, por pare del Ayuntamieno de Valladolid, de la anterior, Cristina Fontaneda, al argüir que no había sido elegida por la anterior corporación municipal (PP) con arreglo al Documento de Buenas Prácticas del sector.

Dos días después, el 21 de octubre y en el mismo periódico, Hontoria esgrimió las razones por las cuales Gabarrón no figuraba en su programa "como tampoco ha figurado en programa institucional alguno en nuestro país en los últimos quince años".

Es un artista que, en su opinión, "dio la espalda a los discursos artísticos" para "abonarse a conmemoraciones y otros fastos", por lo que "no puede ahora ser legitimado por una institución como la nuestra" donde no tiene obra.

Respecto a la caída de visitantes, el director recordó que el año pasado "nos visitaron 93.000 personas. un número nada despreciable", y el museo se situó "en el quinto lugar en la lista de instituciones culturales más relevantes en Castilla y León que cada año publica el Observatorio de la Cultura: nunca antes había aparecido en ese ranking". EFE