EFECovarrubias (Burgos)

La Colegiata de Covarrubias (Burgos) ha reabierto sus puertas este martes después de un periodo de obras de restauración, y se ha sumado así a la visitas complementarias de la exposición de Las Edades del Hombre que desde el pasado abril se celebra en la cercana villa de Lerma.

Su incorporación al circuito de Las Edades del Hombre "es un complemento acertado" para el triángulo geográfico formado por Lerma, Covarrubias y el monasterio de Silos que alberga, con este motivo, una exposición de pintura y escultura de Antonio López, ha afirmado el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

En declaraciones a los periodistas, Herrera ha recordado que la Colegiata de Covarrubias, declarada Bien de Interés Cultural en 1961, se ha beneficiado de un plan de actuación que comenzó a aplicarse hace veinte años y que ha supuesto 1,1 millones de inversión.

A esta cantidad se suman 450.000 euros que se han destinado durante los últimos ejercicios a la mejora del museo del templo, financiada por la Junta de Castilla y León y el Arzobispado de Burgos.

Herrera ha insistido en que las obras de arte del museo de la Colegiata tienen un gran valor y parte de ellas "podrían formar parte perfectamente" de las colecciones del Museo del Prado.

En este sentido, ha destacado varias tablas flamencas, algunas obras de Alonso Berruguete y, sobre todo, el tríptico hispano-flamenco de La Adoración de los Reyes Magos, que se atribuye a Gil de Siloé.

El museo se inauguró hace noventa años con una sola sala y fue un caso atípico en la época por lo inusual de dotar a un templo en una zona rural con un museo propio.

En la década de 1970 se realizó una reforma importante que dotó al museo de otras dos salas, aunque con la última actuación que se ha presentado hoy ha pasado a contar con cinco salas, al incorporar dos específicas para orfebrería y ornamentos litúrgicos.

El presidente de la Junta de Castilla y León ha recordado que el museo es solo "un atractivo más" de la Colegiata, que tiene valor en sí misma, desde el punto de vista arquitectónico.

Cuenta con un retablo mayor barroco de mediados del siglo XVIII y un claustro tardogótico en el que se encuentra el sepulcro de la Princesa Cristina de Noruega, casada con el hijo del Rey San Fernando.

En la antigua sala capitular del templo, con artesonado mudéjar policromado del siglo XVI, se encuentran los documentos y cartas de especial relevancia, entre ellas el documento de la fundación del Infantado, del siglo X.

Herrera ha insistido en el "revulsivo" que supondrá Las Edades del Hombre para toda la zona, al generar un "polo de atracción" como es el triángulo Lerma, Covarrubias, Santo Domingo de Silos, pero también con la promoción de las rutas del vino y la colaboración con otras ofertas turísticas del entorno, como las huellas de dinosaurios del entorno de Salas de los Infantes o la Ruta de los Conjuntos Históricos. EFE