EFEValladolid

Seis monólogos teatrales basados en la memoria histórica de los relatos radiofónicos sobre la Guerra Civil y la dictadura franquista que encadenó el programa "A vivir que son dos días", de la Ser, integran el proyecto escénico "Vidas enterradas", que esta semana llega a Valladolid.

Tras escuchar en la radio esta serie trufada de emocionantes testimonios sobre la vida de decenas de asesinados y represaliados de la dictatura, el director valenciano Santiago Sánchez convocó a profesionales de cuatro comunidades: Castilla y León -Corsario-, Comunidad Valenciana -L'Om Imprebís-, Madrid -Micomicón- y Aragón -Teatro del Temple-.

De forma independiente, estas compañías de teatro trabajaron el proyecto sin conocer lo que estaban realizando el resto, según ha explicado el miembro de Teatro Corsario, Jesús Peña: "sin que ninguno conociera el trabajo de los otros, dando como resultado un espectáculo en el que todas las partes suman y suman bien".

Con textos adaptados por autores como Juan José Millás, Alfonso Plou, Mafalda Bellido, Juan Mayorga, Laila Ripoll y Pepe Viyuela, este montaje no es un espectáculo teatral ordinario, sino que se apoya en la técnica del microteatro para dar un carácter intimista, con grupos de espectadores de no más de treinta personas.

Este hecho obliga a los actores a realizar varios pases al día para favorecer una cercanía con un relato que de este modo se convierte en una especie de "acto misterioso y secreto", en palabras de Peña.

"Manuel España" -Millás-, "A los pies del Moncayo" -Plou-, "El que guarda" -Bellido-, "Las cuentas de Carmencita" -Mayorga-, "Primitivo Florián" -Ripoll- y "Tertulia" -Viyuela- son los títulos de esta serie, originaria del trabajo radiofónico de los periodistas de la Ser Javier del Pino, Gervasio Sánchez y Conchi Cejudo.

Aunque esta semana llegará al emblemático Teatro Calderón de Valladolid, que habilitará seis estancias para este fin, sus promotores reconocen que la obra está concebida para salir del teatro e integrarse en otros edificios históricos, cementerios o terrenos donde hay o hubo fosas comunes, ya que apenas existe montaje.

El formato abierto de esta representación permitirá que a lo largo de la gira, iniciada el pasado 19 de septiembre en Zaragoza pero sin fecha de conclusión por la acogida que ha tenido, puedan incorporarse nuevas historias y relatos, con la intención de componer "un gran fresco de las fosas silenciadas del franquismo", han explicado en un comunicado.

De hecho, este espectáculo ha sido recomendado por la Red Española de Teatros de titularidad pública de todo el territorio nacional por sus especiales características dramáticas, en referencia a que España tiene aún más de 100.000 personas desaparecidas, muchas de ellas enterradas en fosas comunes sin localizar, lo que sitúa al país entre los que más víctimas de este tipo cuentan, junto a otros como Camboya, Vietnam e Irak.EFE

orv