EFESalamanca

Una exposición busca repasar a través de 1.200 documentos la vida y la obra de un cineasta "rompedor", que huyó de la industria cinematográfica, el salmantino Basilio Martín Patino (1930-2017), y que se podrá contemplar en la Sala de la Hospedería Fonseca, en la Universidad donde estudió Filosofía y Letras.

Cuando se cumplen 90 años de su nacimiento, en el municipio salmantino de Lumbrales, la exposición, comisariada por su amigo y periodista Ignacio Francia, "revisa la trayectoria vital y profesional del cineasta".

Durante la presentación de la muestra, 'Basilio Martín Patino. Pasión por el juego', Francia ha destacado a un Martín Patino cuyo único interés en el cine era "hacer lo que le interesaba", pero, eso sí, alejado de la industria cinematográfica porque "no estaba dispuesto a comerciar con la pseudorealidad".

A través de 1.200 documentos, entre fotografías, documentos personales y creativos, materiales de prensa y obras fílmicas, la exposición "pretende ofrecer un reflejo de la trayectoria vital y profesional del cineasta".

Y entre el material que está expuesto, según Ignacio Francia, hay documentos "inéditos o escasamente conocidos que en algunos casos permiten establecer una nueva visión sobre algunas de las obras del realizador".

La muestra está construida en torno a un doble eje: el que recorre los espacios de la niñez, adolescencia y juventud de Martín Patino durante el tiempo que pasó en Lumbrales, Comillas (Cantabria) y Salamanca; y la trayectoria biográfica del director.

A través de un paseo por la exposición, se puede hacer un recorrido por las principales obras del realizador, como 'Nueve cartas a Berta', 'Queridísimos verdugos' y 'Canciones para después de una guerra'.

"La aportación fundamental que se ofrece en la muestra radica en aspectos hasta ahora desconocidos sobre el origen y el proceso creativo" de la película 'Nueve cartas a Berta', ha destacado Ignacio Francia.

También se recogen documentos que desvelan la gestación de 'Octavia', para cuyo rodaje Patino volvió a utilizar a su Salamanca, una ciudad que pone "al servicio del relato de la andadura de los personajes".

El comisario de la muestra ha hecho hincapié en las 'Conversaciones de Salamanca', que en 1955 convirtieron a la capital salmantina, de la mano de Basilio Martín Patino, en el lugar donde se iba a reunir el mundo del cine para analizar su contexto y su situación.

En la muestra se recoge un apartado a aquel momento, como forma de la "resistencia cultural" del cineasta y que reúne "lo que supuso para Patino el desarrollo de las Primeras Conversaciones Cinematográficas Nacionales, al igual que perfila la interpretación que les otorga como manifestación de resistencia cultural frente al régimen" franquista.

Durante la inauguración de la exposición, el viceconsejero de Cultura de Castilla y León, Raúl Fernández Sobrino, ha destacado el papel determinante de Patino en la cultura de su época y ha añadido que, además, junto a su familia fue un "mecenas intelectual para el futuro de la sociedad".

Por su parte, el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, ha ensalzado la figura de Martín Patino por ser el realizador que "personificó la cultura contra el autoritarismo" y ha concretado que su paso por la Universidad de Salamanca fue "una etapa clave dentro de su vida" sobre todo con "sus inicios en el mundo del cine, desde donde desarrolló posicionamientos críticos y reflexivos, primero en el seno del Cine Club Universitario".EFE