EFEValladolid

Cuarenta años han transcurrido desde las elecciones municipales que el 3 de abril de 1979 restauraron la democracia en los ayuntamientos y diputaciones de España, en el caso de Valladolid con Tomás Rodríguez Bolaños como primer alcalde de esta época, según recuerda una exposición inaugurada este miércoles.

Trece candidaturas, entre ellas las de Manuel Vidal, último alcalde de la dictadura franquista en la capital vallisoletana, concurrieron a esos comicios, los cuartos en libertad después de las Generales celebradas en junio de 1977 y marzo de 1979, y en diciembre de 1978 para ratificar la Constitución.

Desde entonces, los ayuntamientos "han contribuido a transformar de modo sustancial el paisaje y los modos de vida de los municipios" y sus gentes, ha analizado el alcalde, Óscar Puente, durante la inauguración de una exposición que permanecerá abierta hasta el 17 de enero en el Archivo Municipal.

Puente ha recomendado su visita especialmente a los jóvenes, "que hoy disfrutan de una época de prosperidad y derechos gracias a ellos", a los munícipes que abrieron la senda de la democracia a raíz de las elecciones de 1979, a todos los cuales ha ofrecido este muestrario como homenaje de gratitud y respeto.

Los carteles electorales, a caballo entre el blanco y negro como símbolo del paso de una época a otra, predominan entre unos fondos donde también figura la reproducción a gran escala de uno de los 123.111 sobres que utilizaron los vallisoletanos en esas primeras elecciones democráticas, el 58 por ciento del censo electoral.

Ganó Tomás Rodríguez Bolaños como recuerdan sendas portadas originales de dos de los rotativos del momento, ya desparecidos: Diario Regional ("De nuevo en Valladolid, alcalde socialista") en recuerdo del anterior, Antonio García Quintana, fusilado en 1937 durante la Guerra Civil.

Por su parte, el diario Libertad recogió las primeras palabras de Rodríguez Bolaños, el mensaje con el que se presentó ante la sociedad: "El Ayuntamiento es de todos los ciudadanos".

Entre los documentos más representativos, además del libro original con el acta de constitución de la corporación municipal resultante en el Ayuntamiento de Valladolid, figura el bando firmado el 4 de enero de 1979, tres meses antes de los comicios, donde el alcalde, Manuel Vidal, informaba a los vecinos de la necesidad de revisar sus datos censales para poder votar.

Vidal concurrió bajo las siglas de CIV (Candidatura Independiente de Valladolid), con la que obtuvo dos concejales en la nueva corporación, uno de ellos como emblema de normalidad en la transición desde un régimen dictatorial hasta el democrático.

No obstante, durante la campaña electoral, la Asociación Familiar Rondilla distribuyó octavillas con el rostro tachado de Vidal pidiendo que no se le votara.

Los eslóganes, la cartelería, el merchandising (cerillas, mecheros, pegatinas, discos...) y las trece candidaturas reproducidas remiten a la vocación "divulgativa y claramente de memoria" que atesora la exposición "40 años de democracia en Valladolid", ha explicado el director del Archivo Municipal, Eduardo Pedruelo.

Es un apéndice, más reducido, de la inaugurada el pasado abril en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), pero enriquecida con los fondos aportados por el archivo del antiguo Gobierno Civil y de varios coleccionistas como Jesús Anta, Genaro García y José Constantino Nalda, concejal socialista y expresidente de la Junta de Castilla y León. EFE