EFECiudad del Vaticano

Una delegación del Ayuntamiento de Valladolid, encabezada por su alcalde, Óscar Puente, ha presentado este miércoles la Semana Santa al papa Francisco durante un breve encuentro tras la audiencia general que ha aprovechado para invitarle a visitar la ciudad.

La delegación, de la que también formaba parte el arzobispo de Valladolid, el cardenal Ricardo Blázquez, y la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, saludó durante unos minutos al pontífice y le hizo algunos regalos: un libro sobre la Semana Santa vallisoletana, una pequeña imagen de la Virgen de San Lorenzo, patrona de la ciudad, y una botella de un vino de la tierra.

El alcalde bromeó al decir al papa que de un regalo espiritual se pasaba a uno "más espirituoso" al presentarle la botella de Vega Sicilia, mientras Francisco ojeó el libro con atención y explicó de manera jocosa que "alegra el espíritu", pero que "a algunos alegra demasiado", a lo que Puente continuó la broma respondiendo que por eso "hay que beberlo en pequeñas diócesis".

Por otra parte, el alcalde se hizo portavoz de un saludo por parte del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y también se aprovechó la ocasión para invitar al papa a visitar la ciudad.

"Conocedor que venía hoy en calidad de alcalde de la ciudad al Vaticano y que saludaría al papa (el presidente del Gobierno) me pidió que le transmitiese un afectuoso y cariñoso saludo y así lo he hecho", ha explicado Puente a los medios tras el encuentro.

Para el alcalde, de la reunión con el papa se ha recibido "apoyo y empuje para seguir esta labor de promoción de la Semana Santa de Valladolid".

Puente ha afirmado que "en lo personal" ha sido emocionante este encuentro, también como "alcalde socialista, creyente, defensor de la tolerancia y de la libertad religiosa" y que para él era "un propósito vital" estrechar la mano del pontífice, y que ha sido "un momento cumbre" y el "más feliz" desde que es regidor de la ciudad.

"En lo político, enviar un mensaje a Valladolid de tolerancia y de unidad en torno a nuestras señas de identidad, y una de ellas indudablemente y probablemente las más significativa sea la Semana Santa que nos define porque como he dicho es una Semana Santa sobria, silenciosa pero muy auténtica, muy de verdad", ha agregado.

Para Puente, "ha sido un honor" traer la Semana Santa vallisoletana hasta Roma, "el epicentro de la religión católica en el mundo".

El Ayuntamiento de Valladolid ha viajado a Roma con la intención de atraer al turista italiano en la Semana Santa del 2022, que arrancará el 10 de abril, Domingo de Ramos, sobre todo tras estos casi dos años de pandemia en los que las tradicionales procesiones fueron suspendidas.

Al responder sobre cómo ve las perspectivas de la celebración ante la pandemia, ha explicado que quedan cuatro meses y hasta ahora los datos en España son los mejores de Europa, por lo que si se sigue con la estrategia de la vacunación generalizada y de las terceras dosis se llegará a marzo "en condiciones que permitan una Semana Santa normal".

"No concibo en este momento pensar que por tres años consecutivos nos podremos ver privados de algo tan importante para la ciudad como es la Semana Santa. Esto sería una señal malísima y en general para nuestro país", ha añadido. EFE