EFEValladolid

La ciudad de Valladolid, con poco más de trescientos mil habitantes, cuenta en la actualidad con seis teatros abiertos, de programación estable, a los que en breve se añadirá el Lope de Vega, el más antiguo de la capital, tras su reciente adquisición por parte del Ayuntamiento.

A los teatros Calderón, Zorrilla, Carrión, Cervantes, LAVA y Centro Cultural Miguel Delibes se añade ahora el Lope de Vega, inaugurado en 1861 y que su propiedad, la entidad financiera Unicaja Banco, ha traspasado al Ayuntamiento de Valladolid a cambio de una parcela de uso residencial con una capacidad de edificación para cuarenta viviendas.

La parcela, valorada por los técnicos municipales en 1,8 millones, tiene un precio sensiblemente inferior a los 7 millones que pagó en 2006 la entidad Caja Duero (hoy Unicaja Banco), por lo que el alcalde, Óscar Puente, ha calificado la operación de "absolutamente legal e impecable", y beneficiosa para las arcas públicas.

"Aún es pronto para conocer el modelo de gestión", directa o indirecta, así como las características del proyecto de rehabilitación y la naturaleza de la programación, aunque el alcalde ha garantizado que su destino será cultural y escénico, ha subrayado este miércoles durante una rueda de prensa.

Ha sido al término de una reunión de la Junta de Gobierno que ha conocido la adquisición del Lope de Vega y también la subida del sueldo de los empleados públicos municipales en un dos por ciento.

El alcalde, con todas las cautelas porque "es muy pronto y en principio no hay que dar nada por cerrado", ha manifestado que el teatro, la danza y la música tendrán cabida con especial atención a las bandas, grupos y compañías locales, y aclarado que una parte del recinto probablemente "tendrá uso lucrativo" para ayudar a financiar gastos de mantenimiento.

Para la rehabilitación se tratará de contar con ayuda de las administraciones públicas central y autonómica, ha añadido durante su comparecencia.

"Es muy pronto para hablar del modelo de gestión. Vamos a conversar con el empresario Enrique Cornejo, con el que tenemos una magnífica relación, porque es un hombre de teatro con cantidad de ideas y proyectos que hay que escuchar", ha insistido.

Sobre la abundancia de escenarios en la ciudad, Puente ha recordado que Valladolid "tiene una capacidad increíble para absorber actividad teatral".

"No nos asusta que se incorpore el Lope de Vega para añadir elementos que en estos momentos tienen menos difusión como la danza y también para apoyar a los grupos locales mediante la creación de un espacio polivalente para conciertos en pequeño formato", ha precisado.

En todo caso, Puente ha destacado que la única preocupación era la de "lanzarnos a la piscina para proteger este bien", acordada este pasado martes con el presidente ejecutivo de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, conocida este miércoles en la Junta de Gobierno y de próxima materialización.

El Teatro Lope de Vega, en pleno casco histórico de la capital, cerró entre 1999 y 2000, y hasta 2006 fue lugar de ensayo de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, año éste en que cerró definitivamente tras algunos desprendimientos en el techo que obligaron entonces a suspender la grabación de un disco al tenor peruano Juan Diego Flórez.

De propiedad privada, la mediación del anterior alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, posibilitó la compra del inmueble en siete millones de euros por parte de la entidad financiera Caja Duero, con la intención de evitar la especulación en una zona de elevado valor urbanístico.

Caja Duero llegó a elaborar, aunque no aplicó, un proyecto de reforma del teatro, con 850 butacas, proyectado por Jerónimo de la Gándara, arquitecto del Teatro Calderón (Valladolid), del palacio del Senado y del Teatro de la Zarzuela (Madrid). EFE