EFEValladolid

Por su condición de bálsamo y lenitivo espiritual, la música y la cultura "deberían formar parte del campo de la salud", ha afirmado este jueves Goyo Yeves, uno de los componentes de Celtas Cortos, banda que formará parte del cartel del ciclo de conciertos "Vive la vida" este verano en Valladolid.

"El alma lo necesita", ha añadido Yeves este jueves durante la presentación de un ciclo que entre el 12 de julio y 12 de agosto desplegará en el patio central de la Feria de Valladolid nueve conciertos en acústico con la participación, entre otros grupos y solistas, de El Kanka (10 de julio), Diego El Cigala (12 de julio), Loquillo (17 de julio) y Dulce Pontes (11 de agosto).

Con la pandemia, a los músicos "se nos ha caído todo", un gremio que "como los titiriteros siempre va un poco a rastras, por eso cuando llega un palo de estos te machaca", ha reflexionado este miembro de Celtas Cortos, un grupo que no pese al formato en acústico no reducirá la presencia de músicos en el escenario "porque nos parecería algo injusto".

Celtas Cortos comparecerá el 25 de julio para seguir con su gira de los treinta años desde la publicación de su primer disco ("Salida de emergencia"/1989), mientras que Fetén Fetén lo hará un día antes, el 24 de julio, según ha explicado Jorge Arribas, quien junto a Diego Galaz forma este dúo.

"Ahora mismo es más seguro el consumo de la cultura que otras actividades", ha analizado Arribas al elogiar la puesta en marcha de estos nueve conciertos cuyo calendario completan Siloé+Alix (11 de julio), M-Clan (15 de julio) y Miss Cafeína (12 de agosto).

Para Roberto Terne, uno de los promotores del ciclo, la música "es encuentro social", por lo que ha pedido un esfuerzo para conciliar las actuaciones en vivo con las medidas de prevención.

Pese al formato en acústico, Terne ha garantizado la espectacularidad de los grandes conciertos gracias a un camión-escenario de 16 metros de boca, ocho de altura y 12 de fondo. EFE