EFESegovia

Vicente Belenguer, un maestro residente en Paterna (Valencia), acusado de un delito de incitación al odio por un comentario en contra el torero segoviano Víctor Barrio tras su muerte de una cornada en Teruel el 9 de julio de 2016, ha negado ser el autor y ha asegurado que le hackearon su perfil de Facebook.

En la vista oral que se ha celebrado este jueves en el Juzgado de lo Penal de Segovia, donde han comparecido como testigo los padres y la viuda del diestro, el fiscal ha pedido cuatro años de cárcel mientras que la acusación ha solicitado tres años de prisión o dos, alternativamente.

La defensa ha pedido la absolución, por entender que no hay prueba de cargo y que el mensaje no reunía los requisitos de incitación al odio; y la compañía Facebook ha pedido ser absuelta de la posible responsabilidad subsidiaria.

Además, la fiscal ha solicitado una multa para el acusado de 12 meses a diez euros por día, esto es 3.650 euros, la inhabilitación como docente durante ocho años y una indemnización de 40.000 euros distribuidos en los padres del torero, Joaquín barrio y Esther Hernanz; su viuda, Raquel Sanz, y la Fundación Toro de Lidia.

La acusación ha pedido una indemnización de 30.000 euros y se ha sumado a la argumentación de la Fiscalía, que se ha basado en el menosprecio y el insulto, contra el honor y la dignidad, que no se pueden amparar en la libertad de expresión.

En su testimonio antes de quedar visto para sentencia, Vicente Belenguer se ha declarado inocente y ha insistido en que él no había publicado el mensaje que insultaba al torero, a su familia en el que consideraba que "era un día alegre para la humanidad".

En sus preguntas, la fiscal ha tratado de vincular a Belenguer con otros comentarios realizados con anterioridad en su muro de Facebook contra Padilla y Rivera Ordóñez, en 2014 y 2015, a lo que el acusado ha negado que los escribiera argumentando que le habían suplantado la identidad ya en esos años.

Asimismo ha dicho que desconocía la existencia de esos comentarios porque no solía leer su muro, nada más los mensajes que le escribían los amigos, y solo se enteró el que insultaba a Barrio por la repercusión mediática, por lo que optó por retirarlo.

La familia, que debido al tamaño de la sala se ha sentado a unos palmos del acusado, de espaldas a ellos, ha reiterado que no habían recibido ningún testimonio de Belenguer pidiendo perdón o disculpándose por lo ocurrido.

El acusado ha reconocido que, aparte de retirar el comentario, solo pidió disculpas en su muro por el hecho de que se hubiera utilizado su nombre para colgarlo en su perfil de la red social.

Tanto la viuda como los padres de Víctor Barrio se han referido a daños psicológicos y han pedido una sentencia ejemplar para que cesen este tipo de comentarios en las redes sociales, incluso cambiando la legislación, según ha dicho Sanz a los periodistas a la salida del juicio.

Durante la vista, han indicado que el que se siga hablando de este asunto redobla su dolor por tener que soportar insultos y vejaciones, aparte de la muerte de su ser querido.

Belenguer ha recordado que denunció ante la Policía la presunta suplantación de identidad y que, a consecuencia de todo esto, sufrió amenazas incluso manifestaciones a la puerta de su casa. EFE