EFEAranda de Duero (Burgos)

La alcaldesa de Aranda de Duero (Burgos), Raquel González, ha hecho un llamamiento a la responsabilidad y a la prudencia de la población ante una situación que, según ha asegurado, está "contenida" pese a los 62 casos activos, tal y como le ha confirmado esta mañana el subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro Luis de la Fuente.

Con 46 positivos en el Centro de Salud Aranda Norte, lo que supone una tasa de 23,42 por cada 10.000 tarjetas sanitarias, y 16 en el Aranda Sur, 9,89 cada 10.000 tarjetas, la villa arandina se encuentra ante una posible transmisión comunitaria.

Con varios focos bajo vigilancia, en los últimos días se ha llevado a cabo el cierre de varios locales de hostelería, algunos de forma voluntaria, después de que se hubieran detectado positivos en su plantilla.

La mayoría de los casos detectados son asintomáticos y es Atención Primaria la que está llevado a cabo su seguimiento aunque sí que hay dos ingresos en el Hospital Santos Reyes de Aranda de Duero, uno, un varón de 43 años, afectado exclusivamente por covid19 y el segundo, un positivo detectado tras ingresar por una fractura.

El propio vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, advertía en las últimas horas desde su cuenta de Twitter que en Aranda no está demostrada la transmisión comunitaria, pero sí una alta incidencia acumulada en relación con los brotes conocidos.

En cualquier caso, ante esta situación la alcaldesa de Aranda ha hecho un llamamiento a la población para que extreme la precaución y actúe con responsabilidad, generalizando las medidas de higiene y, sobre todo, usando la mascarilla.

"Es tan poco lo que se nos pide, solo usar la mascarilla en todo momento, pero hay algunos recalcitrantes que se niegan y por eso hay que insistir, hay que ponerse la mascarilla", ha recalcado en declaraciones a EFE.

En este sentido, ha indicado que apenas recibió la llamada de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, informándola de la situación, se impulsó la coordinación entre Policía Local y Nacional para controlar el uso de la mascarilla, el aforo de los locales y el cumplimiento del nuevo horario de cierre, que entró en vigor el sábado.

González ha detallado que esta misma semana comenzarán a realizarse análisis en las aguas residuales de la capital ribereña ya que es uno de las mejores fórmulas que existen para controlar la presencia del virus en la localidad.

"Esta semana se harán dos o tres análisis para que sirvan de control inicial y en las siguientes, se realizarán dos semanales, así conoceremos el nivel de presencia de la covid en Aranda", ha subrayado.

La regidora ha confiado en que con la colaboración vecinal logre ponerse coto a la situación y no sea necesario alcanzar las medidas impuestas en otras localidades de la región, como Íscar y Pedrajas de San Esteban (Valladolid). EFE

nlv/jam

1011674