EFEBurgos

Las organizaciones agrarias ASAJA, COAG y UPA han convocado una serie de manifestaciones para protestar contra "las pérdidas económicas en el campo, la falta de respeto de las autoridades" y una PAC “mala para el campo”, ha anunciado el presidente de ASAJA en Castilla y León, Donaciano Dujo.

En rueda de prensa en Burgos, ha afirmado que la primera manifestación en Castilla y León será en Burgos el 26 de enero y la culminación de estas protestas será otra convocatoria en Madrid para el 20 de marzo.

Dujo ha explicado que las nuevas convocatorias dan continuidad a las protestas que protagonizaron las organizaciones agrarias en 2020 y que se tuvieron que paralizar por la pandemia.

Tras insistir en pedir el cese del ministro de Consumo, Alberto Garzón, por sus “continuos ataques al campo”, el presidente de ASAJA en Castilla y León ha criticado también las políticas del Ministerio de Transición Energética, con la protección del lobo como especie no cinegética al norte del Duero y la congelación de la superficie de regadío en Castilla y León.

En este sentido, ha explicado que la Confederación Hidrográfica del Duero ha presentado una propuesta de Plan Hidrológico que es “una aberración” porque no permite aumentar las 550.000 hectáreas de regadío que hay en Castilla y León e incluso plantea reducir los que aprovechan aguas subterráneas.

Ha detallado que la superficie de regadío en Castilla y León supone el 15% respecto a la de secano, mientras la media en España está en el 23% y en comunidades como Andalucía llega al 28%, cuando “aumentar el regadío es la mejor manera de generar empleo y atraer jóvenes al campo”.

También ha criticado los efectos que tendrá la PAC para el periodo 2023-2027 que considera que “maltrata a los ganaderos y agricultores europeos y beneficia a los de otros países con normativa más relajada pero que venden sus productos en Europa”.

En su opinión, las normas ambientales de la PAC son “un absurdo” que llevarán a reducir la producción y aumentar los costes, mientras no se avanza en la principal reivindicación del sector que es potenciar un valor justo en la cadena alimentaria.

De hecho, Donaciano Dujo ha explicado que las presiones que sufre el campo se aprecian en los productores de cereal, que el año pasado tuvieron una buena cosecha en cantidad y unos precios dignos, aunque ahora están realizando “la sementera más cara de la historia” para la campaña de cosecha del próximo verano, con los ferlicizantes que han subido un 300%, la electricidad un 270% y el gasóleo un 100%. EFE