EFEValladolid

El presidente de la organización agraria Asaja de Castilla y León, Donaciano Dujo, ha reclamado este jueves un cambio urgente de la normativa europea que limita la siembra para mantener una parte del terreno en barbecho, lo que serviría para compensar la pérdida de producción que existirá en los próximos meses como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania, con la siembra en esta Comunidad de 500.000 hectáreas más de cereal.

En declaraciones a EFE, Dujo ha explicado que los países en la zona de conflicto producen en total el 30 por ciento del trigo a nivel mundial, el 20 por ciento de maíz y el 50 por ciento de girasol, por lo que ha asegurado que la Política Agrícola Común aprobada recientemente para el marco 2023-2027 "nace muerta" como consecuencia de esta crisis, de ahí que haya demandado una modificación rápida de la normativa.

En el caso de Castilla y León, ha recordado que se siembran cerca de dos millones de hectáreas de cereal, que se podrían incrementar en medio millón si se aprovechan las zonas de barbecho -terreno que se deja sin cultivar para descanso de las tierras-, dada la incertidumbre sobre la producción que se cierren sobre el mercado del cereal a nivel mundial.

En opinión de Dujo, si no se cambia esta normativa "nos puede pasar como con las mascarillas", que tendremos que recurrir a China para alimentar a la sociedad europea "con insectos y orugas", lo que ha considerado un sinsentido, teniendo terreno y agricultores capaces de incrementar la producción de forma inmediata.

En este sentido, ha remarcado que los principios que rigieron para el surgimiento de la Política Agrícola Común eran los de asegurar el abastecimiento y la alimentación de los ciudadanos europeos y "siguen vigentes hoy", cuando pueden estar en riesgo por una guerra como la de Rusia y Ucrania, que condiciona tanto la agricultura como la ganadería, por la vía del encarecimiento de los piensos.

En el caso de España, ha recordado que cada año produce entre 25 y 26 millones de toneladas de cereal, mientras que consume entre 38 y 40 millones, por lo que es un país deficitario en estas materias primas, ante lo que ha reivindicado la posibilidad de aumentar la producción.

Dujo ha explicado que ha trasladado a la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural la preocupación de su organización agraria sobre las consecuencias de un conflicto bélico que ha rechazado con rotundidad: "La agricultura es vida y producción, la guerra es destrucción y muerte", ha comparado.EFE