EFEValladolid

La criminalidad global ha bajado en Castilla y León entre enero y septiembre de este año con un descenso de un 10,1 por ciento de las infracciones penales (delitos y faltas), debido a la pandemia y las restricciones del coronavirus, aunque han aumentado los casos de asesinatos que se han doblado con respecto al mismo periodo de 2019.

Según los datos publicados este jueves por el Ministerio del Interior, salvo los homicidios dolosos y asesinatos intencionados, que han pasado de 7 a 15, y el tráfico de drogas, que se ha incrementado un 9,8 por ciento, las demás infracciones penales han disminuido este año en lo que va hasta septiembre en Castilla y León.

Así los homicidios y asesinatos han crecido un 114,3 por ciento y las infracciones por tráfico de drogas han pasado de 337 en los nueve primeros meses de 2019 a los 370 del mismo periodo de este año en los que se redujo la movilidad por la pandemia.

Las restantes tipologías penales descendieron en Castilla y León y lo hicieron especialmente los hurtos, que bajaron un 40,5 por ciento, de los 14.104 de los primeros nueve meses de 2019 a los 8.392 de 2020.

Un 50 por ciento descendieron los secuestros pero este año se registraron hasta septiembre dos casos, mientras que el año pasado fue uno solo el que se produjo en los tres primeros trimestres.

En Castilla y León, se han producido en las nueves primeros meses de este año 47.474 infracciones penales (delitos y faltas) mientras que en el mismo periodo de 2019 llegaron a las 56.556, lo que supone un descenso del 10,1 por ciento.

Bajaron los intentos de homicidio y asesinato, un 8,0 por ciento, al pasar de 25 en los tres primeros trimestre de 2019 a 23 en el mismo periodo de 2020.

También descendieron los delitos graves y menos graves de lesiones y riña tumultuaria, de 553 a 427, un 22,8 por ciento menos, y los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, un 23,8 por ciento, de 386 a 294.

Menos bajaron los delitos de agresión sexual con penetración, un 14,9 por ciento, con 34 casos en el referido periodo de 2019 a los 29 de este año hasta septiembre.

El resto de delitos contra la libertad sexual bajaron un 24,7 por ciento, de los 352 del año pasado a los 265 hasta septiembre de 2020.

Los robos con violencia e intimidación bajaron un 20,9 por ciento, al pasar de los 503 casos a los 398 de los tres trimestres de 2020 y los robos con fuerza en los domicilios un 27,6, de 2.206 a 1.597. Y en establecimientos y otras instalaciones lo hicieron en 28,3, al pasar de 3.525 a 2.526.

Las sustracciones de vehículos también se redujeron, un 25,8 por ciento, de las 418 de los nueve primeros meses de 2019 a 310 hasta septiembre de 2020. EFE