EFEMadrid

La empresa minera Berkeley ha asegurado que el dictamen emitido por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) desestimando la solicitud para la construcción de una planta de uranio en Retortillo "no es técnicamente acertado" y además adolece de respuestas para "solventar incertidumbres".

En rueda de prensa telemática, Francisco Bellón, CEO de Berkeley España, ha asegurado que el proyecto para la explotación de uranio en Retortillo (Salamanca) "cumple con la normativa en vigor" y ha confiado en que el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) atienda el informe de mejora presentado días atrás por ellos y lo remita al CSN para su revaluación.

"El informe del CSN denegando el proyecto habla de incertidumbres pero sin precisar en ningún momento por qué se producen y sobre todo cuál es la manera de solventarlas", ha lamentado Bellón, para hacer hincapié en que en este momento lo que únicamente se cuestiona es la afección del depósito definitivo de residuos de muy baja actividad.

El proyecto "cumple estrictamente" con todas las prescripciones de la normativa española, instrucciones técnicas del CSN y normativas internacionales, por lo que "si se cumplen todos estos requisitos, se tiene que autorizar el proyecto", ha incidido Bellón.

A este respecto, ha incidido en que el CSN es un ente regulador, y como tal su función principal es "sentar las bases por las cuales una operación o un proyecto puede ser aprobado u operado de manera segura".

A su juicio, durante el proceso de evaluación, gran parte de la información adicional solicitada por el CSN ha estado relacionada con cuestiones relativas a etapas posteriores del licenciamiento, que no forman parte de los requisitos legales para el otorgamiento de la autorización de construcción.

Dichas cuestiones -ha precisado Bellón- solo deberían tratarse tras la adjudicación de la construcción de la planta de concentrado, o incluso en el proceso de clausura del proyecto.

Por su parte, Miguel Riaño, socio director de Herbert Smith Freehills y presente también en la reunión, ha observado que la decisión del CSN "vulnera" los principios más elementales de legalidad y arbitrariedad de los poderes públicos y, por lo tanto, del Estado de Derecho y de la seguridad jurídica española.

Asimismo, ha señalado que la empresa pide que "no haya injerencias por parte de la clase política", ya que la aprobación del proyecto Retortillo es una decisión estrictamente técnica que puede poner en peligro futuras inversiones internacionales en nuestro país.

Para el ingeniero de minas y Catedrático de Hidrogeología, Rafael Fernández Rubio, el proceso de extraer uranio es uno de los más simples de la minería, y ha asegurado que la extracción del uranio del subsuelo servirá para depositar en el mismo lugar los residuos de "muy baja radioactividad", con menor carga de la que se encuentran inicialmente y con una permeabilidad inexistente. EFE

hbc.bnv/esl/cg