EFEValladolid

Los nuevos retos de la salud mental en Castilla y León pasan por la sostenibilidad económica de las sociedades encargadas de una gestión que, a juicio de la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, pasa por un modelo centrado en la persona con una especial atención a su integración laboral.

La pandemia, especialmente durante los dos últimos años, "ha aflorado" un problema de salud que en Castilla y León padecen unas 30.000 personas, el 18 por ciento de las 175.000 personas con algún tipo de discapacidad en esta comunidad autónoma, ha explicado este miércoles la consejera a los periodistas.

Ha sido en Valladolid, antes de asistir a la entrega de los XIII Premios que anualmente convoca la Federación de Salud Mental de Castilla y León, recuperados tras un paréntesis durante el bienio 2020-2021 debido a la pandemia del coronavirus.

"Es necesario apostar por la sostenibilidad económica y de gestión en las entidades encargadas de la salud mental y avanzar en un sistema de atención que ponga a las personas en el centro a través de modelos residenciales, de vivienda", ha apuntado Blanco antes de recalcar la importancia de promocionar la autonomía personal.

Junto a todo ello, la consejera ha destacado la necesidad de "apostar por itinerarios personalizados de empleo, de integración laboral", convencida de que el empleo es un paso esencial en la "normalización de la vida" de los discapacitados por razones de salud mental.

En la misma línea, el director general del Imserso, Luis Alberto Barriga, se ha mostrado partidario de la colaboración entre administraciones e instituciones para reforzar la autonomía de estas personas, "luchar por una vida digna mediante una red de servicios públicos con los apoyos y supervisiones que sean necesarias", ha analizado ante los medios de información.

Por otra parte, para la presidenta de la Federación de Salud Mental de Castilla y León, Elena Briongos, dos años y medio ya al frente, la pandemia ha sacado a la luz "los problemas de salud mental", lo cual "nos favorece a nosotros", a las entidades y asociaciones encargadas de velar por los derechos y necesidades de estos discapacitados.

Ha asistido también el presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, para ensalzar la labor de esas asociaciones a través de una labor "muchas veces silenciosa".

Los galardonados con los XIII Premios Salud Mental de Castilla y León han sido el espacio radiofónico "Profunda Mente", enmarcado en el programa de la Cadena Ser "La ventana" que dirige el periodista Carles Francino, por el enfoque "profesional, positivo, preventivo y desesgtimatizante" de la salud mental; y la cantante Rozalén por su implicación con esta realidad a través de la canción titulada "Agárrate a la vida".

El último galardonado ha sido la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales que, según el acta del jurado, ha aportado a la salud mental "un análisis riguroso y neutral del sistema de servicios sociales y los recursos existentes". EFE