EFEZamora

Cáritas Diocesana, el brazo social y solidario de la Iglesia Católica, ha atendido en Castilla y León a unas 35.000 personas desde el inicio del estado de alarma por la crisis sanitaria del Covid-19, lo que supone entre el doble y el triple de las personas atendidas en el mismo periodo del año pasado.

El dato lo ha ofrecido este jueves, durante una rueda de prensa, el presidente autonómico de Cáritas y director de la organización en la Diócesis de Zamora, Antonio Jesús Martín de Lera, quien ha llamado la atención sobre el incremento de la pobreza extrema y de los hogares que carecen de ingresos.

Martín de Lera ha detallado que como consecuencia de la pandemia de coronavirus se han incrementado también los casos de familias que antes vivían al día, con ingresos justos para hacer frente a los gastos y sin poder ahorrar, y que ahora se han quedado sin empleo y sin que le llegue los ERTE o las ayudas sociales.

Sobre los lugares de la comunidad autónoma en los que más se ha incrementado la pobreza durante el estado de alarma, Cáritas Diocesana ha detectado un mayor incremento en núcleos urbanos como Valladolid y Burgos.

Del mismo modo, la acogida que presta Cáritas también ha aumentado en Diócesis más castigadas desde el punto de vista socioeconómico, en las que los tejidos sociales y las industrias son más débiles como son los casos de Soria o Zamora.

"En todas las diócesis de Castilla y León el aumento de la pobreza ha sido espectacular", ha asegurado el máximo responsable de Cáritas en la Comunidad autónoma.

Además, ha llamado la atención de que durante el estado de alarma las Administraciones Públicas han permanecido cerradas mientras que instituciones privadas como Cáritas han estado abiertas para atender a quienes lo necesitaban.

Los datos los ha dado a conocer con motivo de la celebración el próximo domingo del Día de Caridad, en el que la cuestación en las parroquias se realizará a beneficio de Cáritas Diocesana en todo el territorio nacional.

La campaña de este año tiene como lema "El poder de cada persona" e invita a colaborar con Cáritas porque "es momento de ayudarnos y de sumar esfuerzos".

La campaña estará condicionada por las limitaciones de aforo de las iglesias que impone la pandemia de coronavirus, aunque Martín de Lera ha confiado en que eso afecte lo menos posible a las donaciones porque "la gente es solidaria" y Cáritas ha recibido también apoyos y donativos en la actual situación de pandemia sanitaria. EFE