EFEValladolid

Castilla y León es la única comunidad que figura entre los tres primeros clasificados dentro de las categorías de Matemáticas y Ciencias, dos de las competencias del programa de evaluación Informe Pisa 2018 de la OCDE, conocido este martes, pese al descenso de 4 y 18 puntos en ambas respecto a 2015.

El último informe internacional del Programme for International Student Assessment (PISA), publicado este martes con datos de 2018, sitúa a Castilla y León en el segundo puesto del podio español en Matemáticas pese a perder cuatro puntos (de 506 a 502) y un lugar por detrás de Navarra.

No obstante, esa puntuación supera con amplitud la media de los países de la OCDE y de la UE (489) y de España (481), según los datos que han expuesto en Valladolid, durante una rueda de prensa, la consejera de Educación, Rocío Lucas, y el director de Innovación y Formación del Profesorado, Luis Domingo González.

En la categoría de Ciencias, la bajada de Castilla y León (de 519 a 501) ha sido más acusada, un descenso que la consejera ha situado en la misma línea decreciente del entorno de la OCDE y UE, sin que durante estos tres años el sistema educativo autonómico haya contribuido a ello, se ha defendido a preguntas de los periodistas.

La comunidad autónoma ocupa en este apartado (Ciencias) la segunda posición por detrás de Galicia, y el decimocuarto en el entorno de la OCDE y UE.

No obstante esas bajadas, Rocío Lucas ha considerado positivas unas cifras que en su opinión "retratan muy bien" el sistema educativo autonómico, que figura "entre los mejores del mundo, en la élite, sin caer en triunfalismos".

"Podemos sentirnos legítimamente orgullosos de un triunfo colectivo que es una de nuestras señas de identidad", ha añadido antes de atribuir este éxito a la profesionalidad, capacidad, esfuerzo y competencia de "unos docentes de primera, a familias comprometidas, a buenos estudiantes y a la ambición de la Junta de Castilla y León".

El Informe PISA 2018 ha excluido la evaluación de la competencia de comprensión lectora ante los "resultados inverosímiles" recogidos en las comunidades y ciudades autónomas de España, según consta en una carta remitida el pasado noviembre por la OCDE a la administración autonómica y de la que ha informado la consejera.

Además de esas tres competencias troncales, PISA ha evaluado otras referencias como la equidad, la segregación, el bienestar de los escolares, las diferencias entre sexos y la progresión del alumnado nativo y no nativo en diferentes generaciones.

"Sin duda alguna, estamos ante un barómetro que resulta de gran utilidad a la hora de evaluar la calidad de los diferentes sistemas educativos en todo el mundo, de poder analizar en detalle su situación, ha analizado Rocío Lucas.

En materia de equidad, las diferencias entre la enseñanza en centros públicos y privados ubica a Castilla y León entre las comunidades con menos desequilibrios: la cuarta que menos (11) en Matemáticas por detrás de La Rioja (3), Cantabria (7) y Galicia (9); y el mismo puesto en Ciencias (7), después de Galicia (1), la Rioja (3) y Cantabria (4).

Uno de los compromisos de la Consejería de Educación es el de "no dejar a nadie atrás" y "la buena noticia es que, también en esto, PISA nos indica que vamos por el buen camino", ha subrayado.

"Tanto si se elige estudiar en la escuela pública como si se hace en la concertada, los padres pueden estar seguros de que, en ambos casos, tienen asegurada una educación de la máxima calidad", ha agregado.

Castilla y León es también de las comunidades con menor índice de segregación (0,10), detrás de Cantabria (0,08), La Rioja (0,09) y Aragón (0,10), al nivel de Noruega (0,09), Croacia (0,10) y Finlandia (0,10), lo cual garantiza que todos los estudiantes se beneficien en la misma medida del sistema con independencia de los recursos económicos familiares, ha apuntado.

En el capítulo de seguridad, las aulas de la comunidad autónoma son las segundas más seguras de España después de Extremadura, ambas con un índice de exposición al acoso de los más bajos de la OCDE y UE.

Otros datos del Informe Pisa se refiere a la comparación en el rendimiento entre el alumnado nativo e inmigrante de segunda generación, donde se aprecian diferencias exiguas entre el primero (597) y el segundo (499) en Matemáticas, que se iguala más en Ciencias, 504 y 503 a favor del nativo.

No existen diferencias sustanciales entre los alumnos y las alumnas de Castilla y León que rinden igual o mejor que los primeros tanto en España como en la OCDE y UE.

Este diagnóstico del sistema educativo de Castilla y León pone de manifiesto, a juicio de la consejera, la necesidad de que en España, por tratarse de un distrito universitario único, exista una EBAU (exámenes de acceso a la universidad) "única y simultánea que seguiremos defendiendo e insistiendo para que sea una realidad lo más pronto posible".

En Castilla y León las pruebas para el Informe PISA 2018 se realizaron del 16 de abril al 22 de mayo del año pasado, con la participación de 1.876 alumnos de 15 años y 59 centros educativos (aproximadamente 4º curso de ESO), un porcentaje que representa casi el 10 por ciento de esa franja de edad, elegidos al azar.

Han participado en total 612.000 estudiantes del mundo, de los cuales del ámbito de la OCDE fueron 294.527 y 35.000 de España. EFE