EFEValladolid

El sindicato médico CESM se ha mostrado en contra de la "paguilla" con la que la Junta de Castilla y León gratificará a los sanitarios por el esfuerzo del COVID, una "miseria y no para mucha gente" que oscila, en el caso de los médicos entre los 1.800 euros para los que han trabajado a turno, no más de cien, y los 700 euros.

Así lo ha valorado en declaraciones a Efe el secretario de Comunicación del sindicato médico, CESM, Mauro Rodríguez, quien ha explicado que se trata de una paga única que oscila entre esos 1.800 euros de los médicos que han trabajado a turnos, los 1.300 de los que han estado en contacto directo con el COVID, que no saben a quién afecta ni a cuántos; y los 700 euros para el resto.

En otras comunidades la gratificación ha sido una paga extra entera y "para todo el personal", ha explicado Rodriguez, para quien ante esas cuantían hubiera sido "preferible que no hubieran dado nada" a profesionales que "se han estado jugando la vida".

Como medida de protesta, el sindicato ha planteado a sus afiliados que "voluntariamente" el quiera done el dinero para ayudar a las familias de los sanitarios fallecidos, ha recordado Rodríguez.

El sindicato ha mandado una circular a sus afiliados en la que informan de que aunque está a favor de recompensar este trabajo y esfuerzo, creen que el reconocimiento es mínimo y mal distribuido si se tienen en cuenta criterios de responsabilidad y riesgo.

"Es un documento muy ambiguo, que deja a la discrecionalidad de los gerentes y mandos intermedios lo que se paga y a quién se paga", recoge la circular a la que ha tenido acceso Efe.

Además, según CESM "define unos criterios de actividad asistencial presencial que no están claros y van a dejar fuera a muchos profesionales, que han realizado escrupulosamente su jornada de trabajo, en unas condiciones y esfuerzo que no se reconocen".

"La valoración que hace SACYL del esfuerzo realizado, reconocido por toda la ciudadanía; del compromiso, entrega y dedicación de nuestros profesionales es claramente insuficiente y desmotivador", añade CESM.

Además, "genera un agravio comparativo y desmotivación de los profesionales en un momento en que se ha hecho un gran esfuerzo y va a crear un enrarecimiento del clima laboral", y el "documento final no se ha movido casi nada de la propuesta inicial, sólo se ha movido para bajar las cantidades ofertadas".

A juicio del sindicato, además "discrimina el trabajo y la responsabilidad de los médicos que se ven claramente perjudicamos si comparamos lo que se percibe con las retribuciones totales, la responsabilidad de los facultativos y sus índices de contagio y riesgo".EFE

mr