EFEValladolid

La demografía de la España vaciada afecta también a los diez bancos de alimentos de Castilla y León, que viven una "crisis de voluntarios", ya que los actuales se hacen mayores, algunos con más de ochenta años, por lo que hacen un llamamiento a los jubilados de la Comunidad para que se animen a colaborar.

El mensaje lo ha lanzado el presidente de la Federación de Bancos de Alimentos en la Comunidad y del de Valladolid, Jesús Mediavilla, durante la visita que la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco ha hecho a las instalaciones de la entidad en la capital vallisoletana para conocer su funcionamiento.

La demografía de la España vaciada, con una población muy envejecida y baja tasa de natalidad se nota también en las familias a las que llegan estos alimentos.

Si hace dos años la media miembros de las familias a las que llegaban los alimentos del banco en Castilla y León eran 3,14 miembros ahora son 2,9, ha apuntado Mediavilla, que ha recordado que los diez bancos llegan a 15.000 familias de la Comunidad, unas 54.000 personas en riesgo de exclusión, con 5.000 familias y 15.000 personas en el caso de Valladolid.

El presidente de la Federación del Banco de Alimentos ha sostenido que la tendencia del número de familias a las que llegan de forma continuada es "a subir algo", mientras que la consejera ha constatado que las de urgente necesidad, que son a las que se llega de forma inmediata fundamentalmente a través de Cruz Roja, han bajado, y el resto depende de la temporada.

Con la gran recogida del próximo fin de semana a las puertas, en la que se esperan recoger 900.000 kilos de alimentos en toda la Comunidad, 200.000 en Valladolid, la consejera ha recordado que el Banco de Alimentos distribuye los alimentos a través de 600 asociaciones y entidades de la Comunidad, 134 en la provincia vallisoletana.

Blanco ha respaldado la labor altruista del Banco de Alimentos de Castilla y León que forma parte de la Red de Protección de las Familias en la Comunidad.

Cada semana, el Banco de Alimentos de Valladolid, como han podido constatar este mismo martes los medios de comunicación, recibe 15.000 kilos de frutas o verduras del FEGA, el Fondo Europeo de Garantía Agraria, que los compra a las cooperativas españolas de forma que además de ayudar a los que más lo necesitan se ayuda al sector agrario.

En dos o tres días esos productos perecederos deben estar distribuidos, y el Banco de Alimentos de Valladolid garantiza 26 alimentos básicos que siguen los criterios de una nutricionista de la Universidad de Valladolid.

Los 54 bancos de alimentos de España, entre ellos la decena que hay en Castilla y León, hacen un llamamiento solidario en la que es la VII edición de esta gran recogida para terminar y comenzar bien el año, cuando en estos momentos están los almacenes bastante vacíos, como sucede cada año por esta fechas.

La gran recogida es una iniciativa surgida en el 2013 con el objetivo dar respuesta a las necesidades de alimentos en la antasala de la Navidad.

Cada banco decide cuáles son sus necesidades, y en el caso de Valladolid han optado por las lentejas, alubias, caldo de verduras o de pollo, conservas de carne, cereales para desayunos y leche entera.EFE