EFEMadrid

El discurso de Cristian Portilla, un futbolista que ha militado en Primera División y que ahora luce su juego en Segunda B en el Unionistas de Salamanca, sorprende por su franqueza. Reivindica la cara más humana y solidaria en un momento en el que su deporte "se ha desvirtuado".

En una entrevista telefónica con la Agencia EFE, el centrocampista cántabro pondera el cariz "popular" de Unionistas de Salamanca, su decimoctavo equipo. "Aquí el fútbol es de la gente", comenta en la previa del choque de dieciseisavos de final de la Copa del Rey, ante el Real Madrid.

- Pregunta (P): No todas las semanas uno tiene que preparar un partido ante el Real Madrid. Imagino que están viviendo unos días especiales.

- Respuesta (R): Esta semana está siendo especial, sí, pero con dos caras. Es una semana bonita, porque nos toca jugar contra el Real Madrid, pero es una semana extraña por el tema de que ha habido algún problema con el lugar donde se va a jugar. Primero, que si se juega en nuestra casa, con 12.000 personas; luego que si se juega, pero con 4.000. Ha sido un poco lío, se ha hablado de todo menos de lo que se tenía que haber hablado, que es del partido. Dentro del vestuario hemos estado ajenos a todo eso y hemos intentado disfrutar al máximo.

- P: ¿Se ha puesto ya en la piel de lo que va a vivir este miércoles?

- R: Estos partidos los he vivido ya, tanto en España cuando jugaba en Primera División, como en otros países. Al final, es un partido más porque cuando sales al campo no te fijas en quién tienes delante. Es un partido bonito, por ser el Real Madrid, pero cuando te pones a jugar da igual quién sea el rival.

- P: Se dice que este es el Real Madrid de los centrocampistas, por la incidencia de Casemiro, Toni Kroos, Fede Valverde o Luka Modric. Siendo, como ellos, centrocampista, ¿cómo ve la segunda línea madridista?

- R: Bastante bien (ríe). Yo soy del Barça y me quedo con su estilo de juego, pero la verdad es que el Real Madrid con Modric, Kroos, Casemiro y Valverde tiene un centro del campo increíble. Están a un gran nivel. Va a ser complicado jugar contra ellos.

- P: El partido será en las Pistas. ¿Un punto a favor de Unionistas?

- R: Sí, siendo un equipo más pequeño que el contrario, sí. El campo no estará tan bien como el Santiago Bernabéu y eso nos favorece. El formato de la Copa del Rey beneficia al equipo pequeño. Ojalá pueda decir lo mismo después del partido.

- P: ¿Le gusta este formato?

- R: Sí. Jugar a un partido, en el campo del pequeño, favorece al equipo pequeño. Aún así, sabemos a quien nos enfrentamos. En el fútbol puede pasar cualquier cosa, pero enfrente está el Real Madrid. Ellos están a otro nivel.

- P: ¿Cuál es la realidad de la Segunda B?

- R: El Unionistas de Salamanca es un club humilde, de los pocos que hay en España que es manejado por sus propios aficionados. Esto es fútbol popular. El club no tiene un gran poder adquisitivo, como pueden tener otros equipos. El objetivo del club es mantenerse en Segunda B y lo bueno es que tenemos jugadores que han rechazado ofertas de equipos de categorías superiores para jugar en Salamanca, en Unionistas, por la filosofía del club. Se trata de un club serio, con ideas que encajan con muchos de nosotros.

- P: ¿Qué le llevó a usted a Unionistas?

- R: Yo he jugado en ocho países, en dieciocho equipos. La filosofía que hay en este club no la he encontrado en ningún otro sitio del mundo. Ni siquiera en Estados Unidos. Aun teniendo mejores ofertas, prima más lo humano y no lo material, el dinero, que por otra parte es lo que está a la orden del día en el fútbol.

- P: ¿Cuesta renunciar al sueño de jugar en Primera?

- R: Cuando lo vives todo en el fútbol, cuando ya has jugado en Primera y en Segunda, cuando pruebas otras primeras divisiones europeas y conoces todo, te quedas con ideas como las que tiene Unionistas. El fútbol, al final, es de la gente.

- P: ¿En algún otro lugar encontró una filosofía similar?

- R: En Estados Unidos la filosofía era parecida. Jugué en un club que se había creado de la nada, hicieron un buen equipo, con buena gente y quedamos campeones de Liga. En una ciudad como San Francisco, el club dedicaba parte de sus ingresos a la gente que no tenía recursos y ayudaba a la comunidad. Ganamos la Liga y después tuvimos la mala suerte de que el club desapareció por motivos económicos.

- P: ¿El fútbol tiene esas dos caras?

- R: Yo siento que ahora está desvirtuado todo. En el Sporting de Gijón o en el Racing de Santander no veía a los grandes equipos tan alejados de la gente, como sí los veo ahora. Antes era todo más cercano, la gente te podía ver entrenar todos los días. Me da un poco de pena porque el fútbol pertenece a la gente. Sin la gente, el fútbol desaparecería. La gente quiere que el fútbol vuelva a ser popular.

- P: ¿Lo es en su club?

- R: En Unionistas, el fútbol sí es de la gente. He tenido la oportunidad en verano de irme a sitios mejores, con un sueldo mayor, pero eso ya lo he vivido. Ya he tenido un buen sueldo como jugador de Primera División. Ya he peleado por meterme en la Liga Europa. Ya he peleado por ganar títulos. Lo que estoy viviendo ahora siento que es más importante que todo eso. Al final, el tema humano y social debería pesar más. EFE