EFESoria

En apenas cuatro años, Aleia Roses, que iba a ser el invernadero más grande de Europa en rosas de la variedad de calidad "Naomi" se convertirá en una plantación de marihuana para usos terapéuticos y medicinales, debido a la falta de solvencia económica de la iniciativa que le ha llevado a un preconcurso de acreedores.

El responsable de Política Industrial e Institucional de CCOO en Castilla y León, Miguel Ángel Bresnes, en contacto directo con el administrador concursal, ha confirmado este martes en rueda de prensa el nuevo camino que tomará la empresa, con la compra de la misma por parte del fondo de inversiones norteamericano Full Moon, que busca un socio local.

Bresnes ha asegurado que el origen del deterioro de Aleia Roses, en el que se invirtieron mas de 65 millones, nueve de ellos públicos, suponía un proyecto atractivo, que se fue deteriorando por una "mala y errática gestión", con más de 100 despidos en un año y nuevas contrataciones y con pérdidas mensuales de hasta un millón de euros.

El grupo de Javier Botín puso un millón de fianza, que perdió, para comprar la empresa, pero renunció a la oferta, y obligó a sacar de nuevo a concurso la empresa.

En la segunda fase han estado interesadas cuarenta empresas, pero muchos de ellos acudieron sólo a especular, a quedarse con instalaciones, según el representante sindical.

"Finalmente hubo dos interesados en firme, el grupo de inversión liderado por Pedro Escudero y el grupo norteamericano Full Moon. La mejor oferta fue la del segundo y es la que va quedarse con actividad", ha confirmado el sindicalista.

Bresnes ha señalado que esperan que esta semana se culmine la operación de compra y mañana miércoles Full Moon "pasará a controlar el 100 por ciento de las acciones".

El plan de negocio contempla a largo plazo, hasta 2025, mantener los 267 trabajadores actuales.

El empleo será de mayor cualificación, según ha subrayado CCOO, al estar hablándose de diversificar el cultivo e introducir el cannabis como alternativa a la rosa, que ahora es rentable, tras caerse el competidor de Aleia en Sudáfrica.

Más allá del 2021 la idea es compatibilizar las rosas con la marihuana.

Bresnes ha señalado que la empresa tendrá que formar a las personas porque cultivo de cannabis requiere mano de obra más cualificada que la actual y está demostrado que es rentable.

"No será de hoy para mañana. Todo tendrá que contar con permisos necesarios para desarrollar actividad", ha apuntado.

El representante sindical ha asegurado que había pocas más opciones y ha emplazado a conocer el plan de negocio para realizar una mejor valoración.

"Créemos que no sea un nuevo fracaso. Estamos obligados a tener ilusión", ha manifestado.

El sindicalista ha denunciado que había grupos empresariales que no querían que saliera bien esta operación mercantil.

"Si en Soria no se dan las condiciones, la gente emigrará y la población que quedé será empobrecida. Por eso insistimos en empleo cualificado", ha defendido.

Bresnes ha confiado en que la nueva iniciativa sirva para la implantación de otras empresas auxiliares, como en materia de seguridad, que obligará a casi "militarizar" el cultivo.

Se espera suministrar a buena parte de Europa ya que ahora lo hace desde otros mercados, que encarecen producto por tema logístico.

Full Moon es un sociedad de capital riesgo de Estados Unidos que se dedica a poner en contacto inversores con productores de cannabis y ha desarrollado fundamentalmente su actividad en Estados Unidos, donde ha desarrollado inversiones en 11 estados. EFE