EFEValladolid

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha desactivado este domingo los avisos en Castilla y León tanto por elevadas temperaturas como por la presencia de tormentas de gran intensidad que este sábado descargaron 4.329 rayos en toda la comunidad autónoma.

El mapa de avisos Castilla y León se encuentra teñido de verde, el color con que la AEMET que identifica las zonas catalogadas como 'sin riesgo'.

Durante la jornada de ayer cayeron 4.329 rayos en Castilla y León, de los cuales la provincia de Ávila fue la menos afectada (131), aunque a este fenómeno meteorológico se le atribuye el origen del incendio declarado este sábado, poco antes de las 16 horas, dentro del término municipal abulense de Sotillo de la Adrada.

El fuego, en cuya extinción participan medios técnicos y humanos procedentes de cuatro comunidades (Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid), se encuentra cerca de ser controlado aunque las llamas ya han alcanzado la Reserva Natural del Valle de Iruelas, también en la provincia de Ávila.

La provincia que más rayos registró fue la de Soria (870), por delante de Zamora (719), Burgos (702), Salamanca (557), Palencia (434), León (377), Valladolid (309), Segovia (230) y Ávila (131), según fuentes de la AEMET.

La principal concentración de rayos se ha producido en Salamanca, Zamora, Valladolid y Burgos, las cuatro provincias más afectadas por la tormenta que este sábado batió Castilla y León en línea diagonal (suroeste noreste), entre las 14 y 17 horas.

El agua, en algunas zonas acompañada de granizo, provocó inundaciones en casas, bajos, garajes y otros locales, dañó cultivos, tronchó árboles, desfiguró caminos rurales, condicionó la circulación, obligó a numerosas salidas de los bomberos y, en el caso de Valladolid, un vuelo procedente de Barcelona tuvo que ser desviado a Madrid. EFE