EFELeón

La Guardia Civil, a través de sus especialistas TEDAX y NRBQ, ha desactivado 3.860 explosivos de la Guerra Civil en los últimos 35 años en Castilla y León en el marco de casi 1.335 operaciones, según la información facilitada a Efe por el Ministerio del Interior.

Se trata de un buen número de artefactos diseminados por todo el territorio de la Comunidad entre los que se encuentran más de un millar de proyectiles de artillería rompedores como el de calibre de 105 milímetros -que estaba disparado pero sin explosionar- hallado recientemente por un excursionista en las proximidades del pico Miezca, en La Pola de Gordón (León).

Días antes un vecino de Cofiñal, en el municipio de Puebla de Lillo (León), descubrió otra pieza de similares características mientras arreglaba la tapia de un huerto.

Además de proyectiles de artillería rompedores, desde 1985 han sido localizados y detonados de manera controlada proyectiles de artillería inertes, tóxicos, fumígenos, incendiarios y trazadores lanzados durante los días que duró la contienda.

Entre el 30 de mayo y el 4 de junio de 1937, la Guerra Civil llegó a la provincia de Segovia y durante cuatro días las lomas de la sierra segoviana fueron el escenario de una de los episodios más cortos y cruentos de la Guerra Civil española: la Batalla de La Granja.

Entre la munición destruida en la Comunidad también figuran dos millares de granadas de mano. De ellas, hasta 1.252 fueron neutralizadas en León el 17 de enero de 1994 en el marco del hallazgo más relevante de los últimos 35 años.

A ellas se unen unas 450 granadas de mortero y una veintena de granadas de fusil.

Finalmente, desde 1985 han sido detonadas 26 bombas de aviación con decenas de kilos de carga caídas y olvidadas en el tiempo y se han recogido 205 espoletas de artillería, según las estadísticas manejadas por el departamento que dirige de Fernando Grande-Marlaska.

Todo ello refleja que la España del siglo XXI continúa minada ya que cada año se localizan nuevos arsenales con los explosivos abandonados que cruzaron republicanos y nacionales.

En 2019 se encontraron 77 artefactos enterrados en la Comunidad entre ellos una docena de granadas de mano en El Barraco (Ávila) frente a los 534 de un año antes.

Así, el 2 de mayo de 2018 se hallaron en la localidad abulense de Arévalo 244 proyectiles de artillería rompedores, 120 granadas de mortero, una granada de mano y 97 espoletas.

La Guardia Civil se vio obligada a intervenir en una vivienda de la localidad tras la explosión de una granada que le arrancó varios dedos a un hombre.

El Instituto Armado aconseja a quienes hallen artefactos explosivos de estas características que no lo toquen ni manipulen, ya que se pueden activar con el movimiento aunque parezcan inservibles, obsoletos e inofensivos.

Igualmente, recomienda su señalización para su fácil localización por los expertos y avisarles de manera inmediata con una llamada al teléfono de Seguridad Ciudadana 062.

Y es que al tener más de 80 años de antigüedad son muy inestables y presentan un alto peligro de explosionar por si solos durante su manipulación. EFE

1011905

rs/lm/mr