EFEÁvila

La Guardia Civil de Ávila y Segovia han desarrollado dos operaciones paralelas que han concluido con la detención en la localidad segoviana de Cuéllar de dos personas como supuestas autoras de un delito contra la trata de seres humanos al explotar laboralmente a dos ciudadanos rumanos.

Se trata de un hombre y una mujer, captados en Rumanía bajo la promesa de un trabajo en labores agrícolas en España, por el que recibirían diariamente unos 60 euros de jornal, en función de la cantidad del producto recolectado durante jornadas que se prolongaban de lunes a domingo de 8.00 de la mañana a 20.00 horas, según ha informado en nota de prensa la Guardia Civil.

Además de las doce horas "continuas" de trabajos agrícolas consistentes en la recogida de ajos como temporeros, los dos ciudadanos rumanos eran alojados en una vivienda en la que permanecieron "encerrados bajo llave durante las noches", ya que sólo se les permitía salir para trabajar.

Igualmente, aunque se les prometió en su país que el viaje a España les sería sufragado, finalmente sus empleadores "les reclamaron el coste" de dicho viaje, cuyo importe ascendió a unos 350 euros, lo que incrementó la deuda contraída en concepto de gastos de manutención.

Por ello, además de no contar con ningún tipo de contrato laboral, estas dos personas no llegaron a recibir ningún salario por los más de treinta días trabajados en condiciones de "explotación".

Por ello, sus "captores" fueron detenidos y puestos a disposición judicial el pasado 9 de octubre, aunque el Instituto Armado no ha dado a conocer hasta este viernes esta actuación enmarcada dentro del Plan de Actuación contra la Trata de Seres Humanos.

Esta actuación se inició cuando la Guardia Civil de Ávila tuvo conocimiento en una investigación paralela que dos personas podrían estar siendo explotadas laboralmente en la comarca segoviana de Cuéllar, próxima al norte de la provincia abulense.

Al mismo tiempo, la Guardia Civil de Segovia localizó un asentamiento de temporeros en dicha comarca segoviana, lo que hizo que se obtuviera información sobre estos hechos.

Por ello, al ser las mismas dos personas las que estaban siendo investigadas por agentes de las dos comandancias vecinas, se iniciaron las operaciones "Nerolf" y "Curtidor", respectivamente, lo que hizo que llevaran a cabo investigaciones conjuntas.EFE