EFESegovia

Más del 80%, en torno a 370 hectáreas, de la superficie arrasada por el incendio en el Real Sitio de San Ildefonso-La Granja (Segovia), corresponden a una finca de propiedad privada, dedicaba al aprovechamiento maderero y a pastos con producción de carne ecológica.

Según ha afirmado hoy durante una visita a la zona afectada el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia, Javier López Escobar, 178 hectáreas de esta finca, denominada "El Morete" y que está distribuida en parte por el Parque Nacional del Guadarrama y el Parque Natural, son de pinar, 100 de matorral y el resto pastos.

La parte de Parque Nacional son pastos de montaña, piornos y matorral bajo, que tendrá una recuperación natural mucho más rápida que el pinar procedente de una repoblación realizada en 1993 con ayudas de la PAC y del Gobierno

Por fortuna, de acuerdo con el delegado, el ganado se salvó de las llamas porque en ese momento se encontraba estabulada, debido a que se estaba llevando a cabo un saneamiento de la cabaña.

López Escobar, que ha acompañado este martes a los medios gráficos en un recorrido por el único camino transitable en el que se pueden apreciar los destrozos del fuego, ha dicho que, tanto los propietarios de la finca, como el Ayuntamiento de la Granja y el Gobierno regional están en contacto con la propiedad para comenzar a programar la restauración de la zona por fases.

En la otra finca, aunque menos afectada, conocida como 'Pedrona', en el municipio de Palazuelos de Eresma, propiedad en parte de la Junta de Castilla y León, ardieron unas 50 hectáreas de pinar, mientras que hay "zonas menores" en la urbanización 'Caserío de Urgell' donde se inició el incendio, el pasado 4 de agosto.

Asimismo, López Escobar ha anunciado que los servicios centrales de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente han comenzado ya a elaborar un plan de restauración y su titular, el consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha mantenido conversaciones para establecer colaboración con el Ministerio de Medio Ambiente.

Esta restauración se llevará a cabo por fases, una vez regenerada la zona de manera espontánea, en uno o dos años, planificando la repoblación de acuerdo con los particulares y planteando diversificar las especies, por lo que no solo se plantarán pinos sino también roble, castaño y abedul, entre otros, que son más resistentes al clima de la zona y al fuego.

Mientras que en la zona se mantienen dos cuadrillas y dos agentes, que llevan a cabo tareas de vigilancia de los puntos calientes esperando a que queden extinguidos totalmente, el alcalde del Real Sitio, Samuel Alonso, ha destacado que hay más de medio millar de voluntarios dispuestos a colaborar en las tareas de restauración.

El Ayuntamiento se encarga de reclutar a los voluntarios, así como clasificarlos y los técnicos de Medio Ambiente les encomiendan tareas en función de su cualificación, como reconstrucción de fuentes, limpieza del monte o control de franjas de seguridad entre muros de los jardines del Palacio Real y el pinar.

López Escobar ha advertido de que, aunque el incendio está controlado y perimetrado, no comenzarán los trabajos hasta que no existan condiciones de seguridad óptimas, aunque ha destacado la importancia de "mantener vivo el espíritu de colaboración y que los voluntarios se sientan útiles".- EFE

seg/grg

(foto)