EFEZamora

La Confederación de Comerciantes de Castilla y León (Conferco) ha alertado de la delicada situación que atraviesa el comercio minorista en la comunidad, y uno de sus vocales, Ruperto Prieto, ha advertido de que "si no recibe el apoyo de sus vecinos, ésta puede ser la última campaña navideña para muchas pymes".

Prieto, también presidente de la federación zamorana de comerciantes (Azeco), ha lamentado en un comunicado que las ventas del comercio minorista de Castilla y León hayan caído un octubre un 8,9 por ciento si se incluyen estaciones de servicio, y un 7,6 si no, mientras que en España el descenso es del 0,1 por ciento en el primer caso y se registró un aumento del 0,6 en el segundo, según datos del INE.

La tendencia del último año también ha revelado que la caída de la facturación en Castilla y León es más del doble que en el conjunto de España y se eleva al 7 por anual sin incluir estaciones de servicio, por lo que ha reclamado un "compromiso a ultranza de la sociedad con el comercio de proximidad para evitar cierres y despidos".

Ruperto Prieto ha admitido que los datos son "muy malos" y se acumulan tres meses consecutivos de caída de las ventas y, pese a los esfuerzo que realiza el comercio minorista, se ha topado con "un muro de problemas que el sector no puede encarar por más que trabaje, como lo viene haciendo, y muy bien, desde el inicio de la pandemia".

A la crisis sanitaria que arrastra el comercio desde 2020 se suma ahora el encarecimiento generalizado de la cesta de la compra como consecuencia de la fuerte evolución al alza que experimenta el IPC y de forma especial el precio de la energía.

Al respecto, Prieto ha recordado que el precio de la luz ha registrado en la última jornada su segundo máximo histórico, con 274,56 euros MWh, lo que supone un lastre para el sector.

A ello se suma el incremento del premio de las materias primas, que representa "un problemón" y hace que la recuperación del comercio local sea una lucha "casi titánica".

El análisis que hace la confederación de Comercio apunta a que el aumento del IPC reduce la capacidad de compra de los consumidores y eso ha afectado especialmente a las ventas del comercio local, que resiste "como puede".

Al respecto, ha puesto en valor el "meritorio esfuerzo" del comercio minorista castellanoleonés para no destruir empleo, ya que pese a que las ventas llevan meses de caída la tasa anual de ocupación en el sector sigue siendo positiva y está por encima de la media de la media nacional.

Ruperto Prieto ha asegurado que aún se está lejos de llegar a un escenario de normalización del consumo tras la pandemia y las posibles soluciones son externas al sector y pasan por extremar la sensibilidad de las administraciones y de la opinión pública para que refuercen su compromiso con el comercio local. EFE

1010037

aff/rjh