EFEParedes de Nava (Palencia)

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha asegurado este viernes que el programa Rehabitare, que ha permitido incorporar 245 viviendas desde el año 2016, contribuye a luchar contra la despoblación ya que crea empleo y dota de viviendas al medio rural.

Así lo ha trasladado este viernes durante su intervención en el Ayuntamiento de Paredes de Nava (Palencia) donde ha firmado protocolos para la adhesión a este programa de cinco ayuntamientos de la provincia de Palencia para incorporar nuevas viviendas al parque público de alquiler social que la Junta de Castilla y León pone a disposición de las familias del medio rural con dificultades económicas.

Se trata de viviendas en desuso, propiedad de estos ayuntamientos, que se ceden a la Junta de Castilla y León para su rehabilitación y para, posteriormente, poder ofrecerlas en régimen de alquiler a familias de estos entornos rurales en situaciones económicas y sociales difíciles.

Las viviendas se ubican por lo general en los cascos urbanos, lo que permite contar con todo tipo de servicios, optimizando así las infraestructuras existentes, evitando el deterioro del patrimonio municipal y mejorando la estética urbana.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente ha recordado que Palencia fue la primera provincia donde se puso en marcha el programa Rehabitare, de modo experimental en 2009, y ha señalado que ya cuenta de manera estable desde 2016 con 27 viviendas rehabilitadas y cedidas en régimen de alquiler social.

Suárez-Quiñones ha afirmado que este programa contribuye a luchar contra la despoblación de forma relevante al proporcionar actividad económica, servicios y confortabilidad, dinamizando la economía del medio rural, dado que las obras recaen en empresas de la zona y proporcionan empleo local, y al mismo tiempo satisface el derecho a la vivienda a las personas y familias más necesitadas.

Asimismo, ha destacado la consolidación del programa, al que se han sumado también los obispados de Castilla y León, que ha permitido incorporar 245 viviendas desde el año 2016, 21 de ellas propiedad de la iglesia, en cuya rehabilitación la Junta ha invertido más de 11 millones de euros.

"Si queremos hacer posible que se pueda vivir en los pueblos, tiene que haber viviendas", ha afirmado el consejero, señalando que la Junta de Castilla y León está trabajando en varias líneas en este sentido como las ayudas al alquiler de vivienda.

Al respecto se ha referido a la convocatoria de ayudas al alquiler para este año 2020, publicada esta semana en el BOCyL, con un presupuesto de 15,3 millones de euros, y a la orden de pago a 1.571 familias de la lista de reserva de la convocatoria de 2019, que en los próximos días recibirán el ingreso correspondiente.

También ha recordado que para abonar las ayudas a las restantes familias beneficiarias la Junta tendrá que destinar 4,8 millones de forma extraordinaria, con lo que la convocatoria de 2019 ha alcanzado los 20,1 millones de euros, un 31 por ciento más de lo previsto inicialmente.

Por último se ha referido a la convocatoria de ayudas a la rehabilitación de edificios que se publica hoy en el BOCYL para la mejora de la eficiencia energética y sostenibilidad y para la mejora de la seguridad y accesibilidad por un importe de 4.586.490 euros. EFE