EFEValladolid

El Consejo de Cuentas de Castilla y León mantiene su demanda de contar con una normativa que sirva para que aumente la rendición de cuentas públicas, especialmente por parte de los municipios más pequeños y las entidades locales menores, ya que únicamente el 58% de estas últimas lo hacen, mientras que en los municipios se eleva al 70%.

El presidente de esta entidad fiscalizadora, Mario Amilivia, ha entregado este jueves al presidente de las Cortes, Carlos Pollán, la Memoria de Actividades de 2021, año en el que el Consejo elaboró 32 informes -la cifra más alta de su trayectoria- y 256 recomendaciones a los entes auditados y celebró 27 plenos con 137 acuerdos.

En sus tres últimos años de actividad, el Consejo ha alumbrado 68 informes, que equivalen al 28 por ciento de los 241 que suma desde el inicio de su actividad.

El informe, elaborado en el primer trimestre del año tal y como establece la norma que regula el funcionamiento de esta institución, detalla también un incremento en el grado de aceptación de las recomendaciones, hasta el 81 por ciento, lo que supone igualmente un "récord en la serie histórica", según el comunicado de esta entidad.

Pese a la pandemia y a la falta de una normativa de estímulo, se obtuvieron índices de rendición de cuentas "muy satisfactorios", en opinión del Consejo.

“La consecuencia práctica de este mayor reconocimiento a la ´auctoritas´ del Consejo es, sin duda, la mejora en la gestión de los recursos públicos que concierne al conjunto de los ciudadanos de esta Comunidad”, ha considerado el presidente del Consejo.

Sobre la rendición de cuentas de las entidades locales, el Consejo de Cuentas ha explicado que los niveles detectados en Castilla y León únicamente están superados por autonomías en las que ya cuentan desde hace años con las disposiciones normativas de estímulo que demanda "reiteradamente" para esta Comunidad la entidad fiscalizadora.

Sobre este asunto, el Consejo ha explicado que durante 2021 ha insistido a los grupos parlamentarios sobre la necesidad de "abordar un conjunto de reformas normativas tanto para reforzar la autonomía orgánica y funcional del órgano de control externo, como para estimular la rendición de cuentas y, por tanto, mejorar la transparencia de los órganos fiscalizados".

En concreto, el 70% de los 2.248 ayuntamientos de Castilla y León (1.568) rindieron las cuentas del ejercicio 2020, mientras que en el caso de las entidades locales el porcentaje bajó al 58 por ciento (2.750 de un total de 4.748, sumando los ayuntamientos, diputaciones, Consejo Comarcal, mancomunidades y entidades locales menores).

Por provincias, el Consejo ha destacado el cumplimiento de esta obligación legal y ejercicio de transparencia del conjunto de las entidades locales de Salamanca (76,7%), Soria (74,4%) y Zamora (73,2%).

Por último, esta entidad se ha mostrado dispuesta a asumir las nuevas competencias que propone para el Consejo el estudio elaborado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) por encargo de la Junta de Castilla y León, que fue presentado el pasado año.EFE