EFEBurgos

El Consejo de Seguridad (CSN) ha registrado en su informe trimestral sobre la central nuclear de Santa María de Garoña, en el norte de Burgos, un "incidente no notificable" provocado al derramarse unos tres litros de material radiactivo de un bidón del almacén temporal de residuos.

El derrame, dentro de una zona controlada del interior de la planta, se produjo a las 10,15 horas del pasado 24 de marzo cuando una grúa trasladaba en un contenedor un bidón con material radiactivo al que se había instalado una tapa provisional, según el informe del CSN.

Un fallo en uno de los cuatro pestillos del contenedor provocó su apertura, la caída del bidón desde una altura de unos tres metros, el subsiguiente impacto contra el suelo y el vertido de unos tres litros del material radiactivo que portaba.

La zona fue cubierta con plásticos y el vertido recuperado hacia las 18,30 horas de ese mismo día, aunque para retornar a los niveles ordinarios de contaminación en superficie se tuvieron que retirar del suelo entre dos y tres centímetros de asfalto.

Según informaron los técnicos de la planta al inspector del CSN, no se detectó contaminación superficial fuera del área recubierta con plásticos, por lo que no se tomaron más medidas ambientales una vez recuperado el nivel normal de contaminación.

Incluso apuntaron que el vaciado completo del bidón que cayó del contenedor habría provocado una dosis de contaminación por debajo de lo permitido, en una zona controlada con cuenta con dosímetros y pórtico de salida.

No obstante, el inspector señaló en su informe que no encontró ningún manual para este tipo de incidente en la caseta de mando del almacén temporal de residuos, y reflejó también un retraso en la comunicación.

El titular de la planta nuclear ha ordenado que a partir de ahora se compruebe el correcto funcionamiento de todos los pestillos de cierre antes de mover cualquier material contaminado, según las mismas fuentes. EFE