EFEZamora

Un proyecto impulsado para hacer más llevadero el confinamiento social a través del folclore ha aglutinado a más de 6.000 aficionados a la música tradicional que suben a internet temas que cantan desde sus casas, primero representativos del folclore de Castilla y León, luego de toda España y ahora también de países hispanoamericanos.

La iniciativa, con el lema de Rondadores contra el Virus, fue creada el mismo día que fue decretado el Estado de Alarma y once días después ha demostrado que "tiene vida propia" y, al igual que el COVID-19, "también es viral, pero desde un punto de vista bueno", ha explicad este miércoles a Efe el folclorista zamorano José Luis Gutiérrez "Guti".

Este narrador oral y experto en folclore y etnografía planteó inicialmente el proyecto a una veintena de músicos tradicionales de Castilla y León que habían visto cómo sus conciertos de primavera se habían cancelado.

Frente a la adversidad querían aportar su granito de arena musical para combatir el coronavirus y el tedio de la reclusión, y enseguida encontraron el apoyo de otros folcloristas de toda España.

En la actualidad, once días después de crearse la etiqueta #RondadoresContraElVirus, se han subido a través de Facebook e Instagram unos dos mil vídeos con canciones y narraciones con esa identificación y en la primera de esas redes sociales se ha creado un grupo específico que ronda los 6.300 seguidores.

A medida que se han sumado al aislamiento social frente al coronavirus otros países, el proyecto también ha crecido y ha adquirido dimensión internacional.

Aunque en su mayoría son aficionados españoles los que suben las canciones, ya hay aportaciones de músicos de Argentina, Chile, Venezuela o Colombia.

"En el grupo de Facebook tenemos 140.000 interacciones y seguidores de 47 países, algunos tan lejanos como Burkina Faso o Emiratos Árabes", ha detallado "Guti".

Pero por encima de los datos cuantitativos, a este folclorista le han conmovido más los vídeos de gente mayor cantando a sus nietos, de niños que interpretan temas para sus abuelos o los mensajes de sanitarios que confiesan que las canciones de los rondadores contra el virus se han convertido en su banda sonora para ir al trabajo.

Malagueñas, jotas, rondas, mazurcas o romances son algunas de las melodías que cantan a capela o interpretan con instrumentos tradicionales estos aficionados al folclore, pero además de la música el proyecto se ha abierto a narraciones orales como retahílas, adivinanzas o trabalenguas.

La iniciativa adopta su nombre porque la propuesta inicial lanzada por "Guti" fue la de publicar vídeos con cantos de ronda, aquellos con los que los mozos cortejaban a las mujeres en el pasado pero también así denominados los que tienen un carácter festivo.

La idea es hacer más ameno y musicar el encierro y para ello, que cada dos o tres días, proponen un nuevo tema relacionado con el folclore sobre el que subir los vídeos con el fin de "cantar para que este encierro sea para todos lo más agradable posible".

Entre quienes arrancaron esta campaña viral en las redes sociales figuran grupos como los salmantinos Mayalde y Entavía, el vallisoletano Vallarna o el zamorano Ringorrango, junto a los responsables del Consorcio de Música Tradicional de Zamora y músicos de otras provincias castellanoleonesas.

De todos los vídeos subidos hasta ahora a las redes sociales, unos 850 se han recopilado en el grupo de Facebook, donde hay canciones y narraciones orales de las 17 comunidades autónomas españolas y otros cuatro países de habla hispana.

El proyecto se engrandecerá mientras dure la situación de alerta sanitaria con nuevas propuestas que llaman a la participación con la intención de expandir la cultura tradicional a un ritmo aún más vertiginoso que el del coronavirus. EFE