EFEValladolid

El lirismo sutil, irónico y especulador del fotógrafo Chema Madoz centrará la primera exposición de este 2021 en el Museo de Arte Contemporáneo Español Patio Herreriano que dirige Javier Hontoria en Valladolid, donde permanecerá hasta el 2 de mayo, han informado fuentes de la organización.

Bajo el lema de "La naturaleza de las cosas", la muestra ha sido coordinada por Oliva María Rubio, producida en colaboración con la editorial La Fábrica y concebida también como un diálogo con otras creaciones de artistas como Ángel Ferrant (1890-1961), Joan Brossa (1919-1998) y Perejaume (1957).

Madoz (Madrid, 1958) explora en sus imágenes las posibilidades estéticas y expresivas de objetos cotidianos, en apariencia simples y superficiales, donde descubre una riqueza semántica que refleja a través de leves intervenciones que transforman por completo esos elementos sin que desaparezcan de la vista.

En este juego sutil, de prestidigitador de imágenes, Madoz no escamota el original sino que lo preserva ante la mirada para que se pueda apreciar el itinerario recorrido desde su significante primario hasta la polisemia que le adjudica.

Ironía, divertimento e ingenio conviven así en las imágenes de Madoz con una suerte de lirismo visual en sintonía con las creaciones de otros artistas como el poeta y diseñador gráfico Joan Brossa; el pintor, poeta y escenógrafo Perejaume; y el dibujante y escultor Ángel Ferrant.

Obras de estos autores, pertenecientes a la Colección Arte Contemporáneo que sustenta al Museo Patio Herreriano, convivirán con las intervenciones de Chema Madoz para establecer puentes, sinergias o paralelismos entre todas ellas.

Destaca de forma especial, del legado de Ferrant, algunas piezas de su serie "Objetos hallados" y fotografías documentales de una exposición realizada en 1932, según las mismas fuentes.

Distinguido en 2000 con el Premio Nacional de Fotografía, Chema Madoz cursó estudios de Historia del Arte en la Universidad Complutense de Madrid (1980-1983), antes de emprender una trayectoria que en sus inicios también ocupó la figuración humana con ciertos achaques surrealistas próximos al dadaísmo.

A partir de los años noventa, dentro de una línea que no ha abandonado, se centró en la temática de los objetos, en la dimensión expresiva que entrañan y el artista descubre mediante composiciones inverosímiles y sorprendentes, metáforas visuales generalmente en blanco y negro. EFE