EFEValladolid

El uso del teléfono móvil se perfila como la principal causa de muerte por distracción al volante en las carreteras de Castilla y León, donde el pasado año fallecieron 57 personas por despistes o desatenciones de diversa naturaleza, mientras que el resto, hasta 176, lo fueron por otras causas.

"Desde hace dos o tres años la distracción es un factor concurrente muy importante" en las carreteras, ha confirmado este lunes en Valladolid el jefe del sector de Tráfico de la Guardia Civil en Castilla y León, Rafael Aparicio, durante una rueda de prensa junto a la delegada del Gobierno, Mercedes Martín.

Hay que circular "con los cinco sentidos", algo que "muchos conductores olvidan, ha insistido la delegada antes de recordar que la Ley de Seguridad Vial sanciona con doscientos euros de multa y la pérdida de tres puntos por conducir utilizando manualmente dispositivos de telefonía móvil y navegadores.

La misma consideración de infracción grave tienen el empleo de cualquier otro sistema de comunicación, así como la conducción usando cascos, auriculares u otros dispositivos que incidan y condicionen la obligatoria atención permanente al volante.

El 56 por ciento de los conductores españoles ha reconocido el uso del móvil mediante el sistema de 'manos libres' durante el último año, cinco puntos por encima de la media europea, mientras que el 35 por ciento ha admitido su empleo sin ese sistema, y que un porcentaje similar, el 36 por ciento, ha declarado que ha leído mensajes de texto en alguna ocasión e incluso un 26 por ciento los ha enviado.

Por encima del exceso de velocidad y del no respeto a las prioridades, como tradicionales causa de accidentes de tráfico, las distracciones se han situado en los últimos años como un factor concurrente de especial gravedad, lo que ha motivado la puesta en marcha de una campaña de control, vigilancia y sensibilidad.

"Resulta estremecedor pensar que de los 176 fallecidos en Castilla y León durante 2018, incluidos los que murieron treinta días después del accidente, 57 todavía estarían vivos de no haber mediado una distracción al volante", 578 de 1.806 en el cómputo total de España, ha lamentado Mercedes Martín.

La campaña funcionará del 16 al 22 de septiembre y, a pesar de su carácter de concienciación, no excluye la imposición de multas a los conductores que infrinjan las normas, según los datos presentados por la delegada del Gobierno durante la presentación de esta campaña en la sede central de la Dirección General de Tráfico (DGT) en Valladolid.

Cambiar la sintonía de la radio, poner música o encender un cigarrillo figuran también entre esos despistes que con esta campaña se pretende erradicar, incluido el uso del teléfono móvil y de otros dispositivos similares.

Durante 2018 se produjeron en Castilla y León 1.205 accidentes con víctimas entre heridos de diversa consideración y fallecidos, de los cuales el 28,3 por ciento tuvieron como causa principal la distracción.

A continuación, entre otros factores desencadenantes, figuran el no respeto a la prioridad (23 por ciento), la velocidad inadecuada (13,3), no mantener el intervalo de seguridad (9,4), el sueño (8,3), otras infracciones (6), giros incorrectos (2,1) y el adelantamiento antirreglamentario (1,9).

Esta campaña de concienciación coincide con la celebración de la Semana de la Movilidad que, en el conjunto de la Unión Europea y desde 1999, invita a reflexionar sobre el uso irracional de los vehículos a motor con consecuencias negativas para la calidad del aire y del medio ambiente en general. EFE