EFEValladolid

El PIB en las provincias de Castilla y León en 2020 puede descender entre el 9,2% y el 12,0%, según las estimaciones del último número del informe trimestral ‘Situación económica y perspectivas de las provincias de Castilla y León’ de Unicaja Banco.

Según recoge el informe, las estimaciones realizadas apuntan a un fuerte retroceso del Producto Interior Bruto (PIB) de las provincias castellanoleonesas para 2020 y a un crecimiento generalizado para 2021.

El estudio, elaborado por Analistas Económicos de Andalucía, sociedad de estudios del Grupo Unicaja Banco, refleja que, en un escenario menos favorable, el descenso podría superar el 10% en todas las provincias, excepto en Ávila, han informado fuentes de la entidad en un comunicado.

Para 2021, las previsiones apuntan a un aumento del PIB superior al 5,5% en todas las provincias, con crecimientos superiores al promedio regional (6,4%) en Soria, Ávila, Burgos y Segovia.

En un escenario menos favorable, en 2021 estos crecimientos se situarían entre el 2,7%, de Palencia, y el 5,7%, de Soria.

El estudio matiza que, en un escenario menos favorable, el crecimiento se situaría por debajo del 6,0% en todas las provincias.

Según estimaciones de Analistas Económicos de Andalucía, en el tercer trimestre de 2020, la actividad económica habría registrado un descenso generalizado en las provincias de la región, más moderado que en el trimestre anterior.

El retroceso de la actividad habría sido más acusado que en el conjunto regional (-5,5%) en las provincias de Palencia (-6,4%), Burgos (-6,3%), Zamora (-6,1%), Salamanca (-6,1%) y León (-5,8%), si bien estas tasas no serían estrictamente comparables.

En lo que respecta al empleo, según las cifras publicadas por la Encuesta de Población Activa, el impacto de la crisis está siendo muy acusado, aunque el número de ocupados ha crecido de forma generalizada en el tercer trimestre, exceptuando la provincia de Palencia.

Destacan los aumentos en León (10.500 ocupados más que en el segundo trimestre) y Burgos (9.700 ocupados más), unas cifras de empleo que incluyen a los trabajadores afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con suspensión de empleo.

En términos interanuales, sin embargo, la caída de la ocupación es generalizada, con la excepción de la provincia de Ávila (0,6%), mientras, en el resto de provincias, las caídas superan el promedio regional (-3,4%) en León (-7,8%), Palencia (-5,6%) y Soria (-4,0%).

La intensidad del ajuste del empleo se refleja también en la evolución de la afiliación a la Seguridad Social, de manera que, en el acumulado enero-noviembre, el descenso en términos interanuales es generalizado, superando el promedio regional (-1,9%) en Palencia (-2,6%), Burgos (-2,5%) y Salamanca (-2,2%).

No obstante, si se comparan los datos de noviembre con los de abril, cuando se registró el mínimo, el aumento de la afiliación es también generalizado, con tasas superiores a la media de Castilla y León (3,0%) en Zamora (4,5%), Ávila (3,7%), Palencia (3,6%), Soria (3,2%) y Segovia (3,2%). EFE

erbq