EFEValladolid

El Pleno del Ayuntamiento de Valladolid ha echado este miércoles el cerrojo a la Legislatura 2015-2019 en dos plenos extraordinarios, en los que el PSOE y Valladolid Toma La Palabra (VTLP) han escenificado su último encuentro como pareja, antes de la conformación este sábado de un gobierno monocolor del PSOE.

Los dos últimos plenos extraordinarios, de mera tramitación burocrática y aprobación de actas, han servido para que los portavoces de los distintos grupos municipales hayan despedido la legislatura, algunos durante la propia sesión y otros ya ante los micrófonos de los medios.

Entre los que han optado por despedirse durante la sesión plenaria ha estado el portavoz del Grupo Popular, que no repetirá en este desempeño, José Antonio Martínez Bermejo, quien ha expresado su deseo de que en la próxima legislatura, "con la llegada de dos partidos más a la oposición" -en referencia a Vox y a VTLP- pueda llegarse a "más acuerdos" y se dé un diálogo más fluido entre los grupos.

Asimismo, Martínez Bermejo ha disculpado todos los fallos o comportamientos erróneos que haya podido tener durante la legislatura que muere este sábado y ha agradecido todo el trabajo desarrollado por sus compañeros de bancada.

Por su parte, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, también ha pronunciado unas palabras de fin de legislatura durante el pleno extraordinario, en las que ha agradecido también el "gran esfuerzo" desarrollado por todos los concejales, que han conseguido llevar a cabo "la tarea más digna de todas: la política".

Ya en declaraciones a los medios de información, el teniente de alcalde de la ciudad y portavoz de VTLP, Manuel Saravia, ha confesado sentirse "muy triste" por los últimos acontecimientos ligados con los pactos de gobernabilidad entre su formación y el PSOE.

Unas negociaciones que comenzaron con la declaración pública de ambas formaciones por reeditar el pacto de gobierno de 2015, hasta el punto en el que los dirigentes de las dos formaciones lo dieron por hecho la semana pasada, y que este mismo fin de semana el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, dio por rotas al anunciar que la intención de los socialistas era conformar un gobierno monocolor.

También se ha despedido de la legislatura y de su asiento como concejala, ya que no repetirá en el Consistorio, la que ha sido la representante de Cs estos últimos cuatro años, Pilar Vicente, quien también se ha despedido con el deseo de que en la próxima legislatura el alcalde "cambie de actitud y dialogue más con los grupos de la oposición, porque eso ha hecho perder a la ciudad en estos años".

Además de Pilar Vicente, el Pleno Municipal de Valladolid ha despedido este miércoles a 15 ediles, que ya no estarán presentes en la sesión constituyente de este sábado.

Entre ellos están dos de los integrantes de Sí Se Puede, Héctor Gallego y Gloria Reguero, ya que la hasta ahora portavoz de la formación, Charo Chávez, pasó a integrar las listas del PSOE en las pasadas elecciones municipales y consiguió ser elegida.

No obstante, el Grupo Municipal que más ediles ha despedido ha sido el popular, ya que nueve de sus doce concejales han dicho adiós al Salón de Plenos, entre ellos, algunos nombres habituales del Grupo Popular, como Mercedes Cantalapiedra, Jesús Enríquez o Rosa Hernández, que llevaban 16 años como ediles. A los que también se suman Carlos Fernández, Fernando Rubio, Mayte Martínez, Jesús San José, Araceli Valdés y Victoria Díez.

Del Grupo Socialista no seguirá el que ha ostentado la Concejalía de Hacienda, Antonio Gato, quien ha explicado que volverá a su puesto como funcionario tras su paso por el equipo de Gobierno de la ciudad.

Finalmente, tampoco continuarán en el Ayuntamiento de Valladolid la concejala de VTLP Rosalba Fonteriz y el concejal no adscrito -que abandonó Cs al poco de iniciarse la legislatura-, Jesús Presencio. EFE