EFESegovia

El escritor francés Éric Vuillard ha considerado "preocupante", de cara al futuro, el actual "secuestro" de la democracia representativa en todos los países por parte de los poderes económicos, y ha puesto el ejemplo de Francia, en cuyo Parlamento hay "muchos abogados y ninguna secretaria".

El novelista ha participado este sábado en Segovia de una conversación con motivo de la 15ª edición del Hay Festival, en el que ha repasado algunos aspectos de sus novelas hasta la fecha y de su última obra, "La guerra de los pobres" (Tusquets editores).

Durante esta charla, conducida por el fundador y presidente de IE University, Diego del Alcázar, el escritor francés ha señalado que, en su opinión, la crisis de la democracia actual radica en una "confiscación" por parte del poder económico, "como una especie de potencia que compite o se integra en el poder político".

Es por este "secuestro de la democracia" que Vuillard ha estimado "dudosa" la supuesta "delegación del poder" en el pueblo que y se ha referido a su país como ejemplo.

"Es llamativo que en Francia no hay ni un sólo obrero en el Parlamento, cuando hay un 16 % de la población que sí lo es, o hay muchos abogados y ninguna secretaria. Es cierto que quizá los abogados saben más de derecho para legislar, pero las secretarias también votan", ha razonado.

A pesar de utilizar este ejemplo, Vuillard ha precisado que, en su opinión, esta situación se reproduce en todos los países democráticos del mundo, por lo que, lejos de ser una excepción, es una ley: "En los países con democracia representativa, la representación está secuestrada y eso es preocupante de cara al futuro", ha resumido.

En cualquier caso, el escritor ha opinado que la democracia es "una fase, un proceso", no "un régimen establecido de una vez por todas" y es por ello que existen muchas democracias diferentes en el mundo.

Sí considera Vuillard que es un régimen que "tiende a la igualdad y la libertad", pero que, a su juicio, deberá dejar paso a "formas nuevas más liberales y mas igualitarias".

En su última novela, "La guerra de los pobres" (Tusquets editores), el escritor aborda la relación entre el poder y los oprimidos durante las sublevaciones del pueblo alemán en 1524, y con especial atención al teólogo Thomas Münster, un intelectual de la época que se mantuvo del lado de los campesinos y los artesanos.

Ha resaltado el escritor la importancia en aquel momento de la aparición de la imprenta y la traducción de los textos sagrados del latín a lenguas vulgares para que estos llegaran al pueblo: "El libro es, hasta el día de hoy, una herramienta de emancipación como ninguna otra", ha expresado. EFE

1011939

lll/jcp

(foto)