EFEZamora

Una treintena de localidades zamoranas se han unido para exigir a la empresa Ibedrola compensaciones por el "vaciado brutal" que ha experimentado en los últimos meses el embalse de Ricobayo, sobre el río Esla, el pantano de mayor tamaño de producción hidroeléctrica de la provincia de Zamora.

Los municipios afectados han mantenido este sábado una reunión en la Diputación de Zamora en la que han formulado la petición de compensaciones por las pérdidas económicas que se han derivado de la situación, por la incidencia negativa medioambiental, en el turismo de la zona y en los sistemas de abastecimiento de algunos pueblos.

Este embalse con 1.145 hectómetros cúbicos de capacidad registraba un 95 % en su volumen de agua embalsada a finales de marzo y actualmente ronda el 13 %, lo que los municipios afectados han atribuido al interés económico de Iberdrola ante la subida del precio de la energía eléctrica.

Las localidades afectadas, pertenecientes a una veintena de ayuntamientos, han exigido explicaciones a la empresa y han recordado que la concesión de la explotación de Ricobayo lleva caducada desde 2008, ha señalado el alcalde de San Cebrián de Castro y vicepresidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Municipios Afectados por Embalses, Javier Aguado.

Los afectados, que han pedido explicaciones también a la Confederación Hidrográfica del Duero, han reclamado que se vuelva a la normalidad "de manera inmediata" ya que el vaciado de ese embalse se ha producido mientras se mantienen en niveles altos otros cinco pantanos de la cabecera de ese río y sus afluentes.

Eso ha provocado "una situación de desertización" en la zona, lo que no encaja con el compromiso medioambiental expresado por Iberdrola y su consejo de administración, según han expuesto los afectados.

Han acordado asimismo informar a las autoridades europeas de las "prácticas no sostenibles y abusivas" de la empresa Iberdrola, en relación a la gestión de ese embalse que cuenta con dos centrales de producción hidroeléctrica explotadas por Iberdrola.

Del mismo modo, los municipios afectados reclamarán a los parlamentarios nacionales por la provincia de Zamora que hagan un seguimiento de la situación del embalse de Ricobayo y adopten iniciativas para "evitar de forma inmediata la regresión que está sufriendo este territorio y sus habitantes".

La bajada del nivel, derivada de una decisión estratégica y no de una situación de sequía, ha provocado además problemas de abastecimiento a pueblos de cuatro municipios zamoranos que tienen la captación de aguas en el embalse.

Uno de los afectados es Palacios del Pan, una localidad de 259 habitantes, cuya alcaldesa Lidia Pechero ha lamentado que les han "dejado sin agua" y tras un año y medio pasándolo mal por la pandemia con el único bar del pueblo cerrado ahora tienen que ver que "en el pueblo ya no para nadie" debido a que el embalse era su principal atractivo turístico. EFE

1010037

aff/jcp

(foto)