EFEValladolid

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León y líder de Ciudadanos en la Comunidad, Francisco Igea, ha asegurado este lunes no recordar que amenazase a un militante de su partido, a la vez que ha admitido que habló con él en tono "elevado" y le manifestó que no iba a tolerar que se metieran con su familia.

Así lo ha manifestado Igea en la sala de vistas del Juzgado de Instrucción Número 5 de Valladolid, donde se ha desarrollado el juicio por un delito leve de amenazas, tras la denuncia que interpuso contra él un afiliado de Ciudadanos, quien reclama a Igea el pago de una multa de 3.600 euros -tres meses a razón de veinte euros al día-.

"La próxima vez que hables de mi familia te reviento la cabeza", ha sostenido el denunciante durante la vista oral que le espetó Igea, al que ha acusado también de haberle manifestado que si volvía a salir algo relativo a su familia le destrozaba a él y al partido porque tenía documentos para hacerlo.

El vicepresidente de la Junta ha explicado que el día de los hechos, el pasado 8 de marzo, estaba "muy enfadado" porque habían aparecido tuits que hablaban de parte de su familia y acusaciones de connivencia.

Se encontró entonces en la calle con el militante Francisco de Borja Collantes, quien se encontraba con otra persona y al que Igea consideraba autor del ese tuit bajo el perfil "palmerovalladolid"-.

Le manifestó que no iba a tolerar que mencionaran a su familia de ninguna manera y que tampoco toleraría que se hiciesen trampas, que alguien intentase torcer la voluntad de los militantes -se estaban celebrando primarias-.

El denunciante le indicó que él no había escrito esos mensajes en redes sociales, que estuvieron después unos diez minutos hablando, ha manifestado Igea, quien, preguntado por la letrada del denunciante sobre si había dicho que iba a reventar la cabeza, ha explicado que no recordaba haber dicho eso.

"No tolero que os metáis con mi familia, dejad a mi familia" de una vez, ha dicho Igea que manifestó al militante, antes de admitir que, en esos momentos, estuvo "desagradable", de manifestar que es una persona de carácter y reconocer que pudo hablar en tono elevado.

Después de hablar en la calle con Collantes en torno al medio día de aquel viernes 8 de marzo, se marcharon tranquilamente, ha asegurado Igea -el militante planteó la denuncia al lunes siguiente por la mañana, 11 de marzo-.

Ese mismo día, a través de "palmerovalladolid", se remitió a medios de comunicación la existencia de la denuncia, en unas fechas en las que se estaban celebrando primarias de Ciudadanos en Castilla y León, entre Igea y Silvia Clemente como candidatos -las elecciones fueron el sábado 9 de marzo-.

El actual vicepresidente de la Junta impugnó el resultado de esas primarias, ante la existencia de 81 votos que parecían irregulares, lo que paralizó la proclamación de Clemente y finalmente supuso la victoria del candidato.

A preguntas de su abogado, Igea ha explicado que el artículo 12 del Estatuto de su partido considera falta muy grave amenazar a otro militante y puede acarrear incluso la expulsión del partido.

El denunciante ha explicado que, cuando ocurrieron los hechos, formaba parte de la directiva de la agrupación de Cs en Valladolid y llevaba las redes sociales en esta provincia, ha negado que se ocupase del equipo de Silvia Clemente, y ha subrayado que, cuando Igea le reprochó que se hablara de su familia por Twitter, le juró que él no había sido.

"¿Se creyó que le iba a reventar la cabeza?, ha preguntado el letrado de Igea al denunciante, quien ha respondido que hubo un minuto que sí lo pensó y que después ya no; hablaron más tranquilos, "tampoco como amigos", sin que interviniera el joven que le acompañaba en esos momentos, también militante de Cs y que ha ratificado en su declaración como testigo la versión de Collantes.

El denunciante ha dicho que no planteó denuncia hasta el lunes por que el fin de semana estuvo con su hija, ha expresado que lo iba a denunciar ganase quien ganase las primarias.

"No nos hemos vuelto a ver hasta hoy", ha dicho el denunciante sobre Igea, para el que su abogado ha pedido la absolución, al desechar la intencionalidad que exige el delito de amenazas-, rezhazar que tuviera interés en destrozar el partido, porque él era candidato, ni agresividad en la calle ante la sede de la Policía Local, a plena luz, y cuando el denunciante estaba acompañado y él no.

El juicio ha quedado visto para sentencia. EFE

erbq

(foto) (vídeo)