EFEValladolid

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea (Cs), ha sostenido que, aunque tomar decisiones desde el Gobierno "es duro" y la realidad económica impide llevar a cabo proyectos, gobernar "es un baño de espuma al lado de estar en la oposición".

"Estoy disfrutando bastante, lo que no quiere decir que no tenga dificultades para acabar con el clientelismo", ha expresado en una entrevista con la Agencia EFE sobre sus primeras semanas en el Ejecutivo autonómico, desde el que se centra en "reformar las instituciones" y cambiar la forma de gestionar, ante la falta de recursos presupuestarios para realizar inversiones diferentes.

Igea ha asegurado que su "principal ambición" al llegar al Ejecutivo "no está limitada" por la falta de recursos económicos, ya que "cambiar las normas" y "acabar con el clientelismo no depende del presupuesto", una herramienta que habrá que prorrogar de nuevo, ya que desconoce cuándo se podrá acometer la elaboración de los que corresponderán al próximo 2020.

En lo que sí incide directamente la falta de presupuesto es en el departamento de Sanidad que dirige Verónica Casado (Cs), donde reconoce que hay un "problema gordo por los compromisos adquiridos por el gobierno anterior", entre otros temas por el déficit acumulado -más de 800 millones al cierre de 2019-, pero también por acuerdos preelectorales como la recuperación de la jornada de 35 horas semanales para los empleados públicos o la implantación de las unidades satélites de radioterapia.

Sobre las 35 horas, Igea ha dicho que tras acordar esta medida con los sindicatos justo antes de las elecciones ahora no pueden "decir que no hay dinero y habrá que reordenar el presupuesto" para poder cumplir el compromiso, aunque no se ha fijado un plazo concreto.

En el caso de la radioterapia en provincias como Ávila y Soria, Igea ha dicho que el reciente reconocimiento del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, sobre el retraso para la capital abulense, lo que hace es "corroborar que lo que dijo el anterior Gobierno del PP no se ajustaba a la realidad y refuerza" la postura de Cs en este asunto.

Sobre el hecho de que fuera Mañueco quien se reuniese con el alcalde y el presidente de la Diputación de Ávila para abordar el tema de la radioterapia, Igea ha dicho que tienen "la puerta de la Consejería de Sanidad abierta" y que "para temas de sanidad lo mejor es que se reúnan con la consejera", aunque ha reconocido que Mañueco "puede y debe recibir a quien quiera".

"Mejor no mientas en campaña porque así no tienes que dar explicaciones cuatro años...¿es divertido ir a Soria, Ávila y que te cuezan a preguntas? Yo me llevé lo mío, pero no pueden decir que yo les mentí", ha recordado sobre su papel en este tema durante la campaña electoral en contraposición a las promesas del PP.

Para resolver estas complicaciones presupuestarias, Igea ha considerado que las vías son "la reestructuración del presupuesto prorrogado, la deuda, un plan de cumplimiento fiscal a largo plazo y que haya transferencia presupuestaria suficiente del Gobierno central".

Sobre esto último, ha dicho que "ahora hay unas elecciones que convendría ganar", ya que ha denunciado que el PSOE ha dado "más dinero" a comunidades autónomas donde gobernaba, como la Comunidad Valenciana, porque "se comporta como un gobierno sectario siempre": "da a los suyos y se lo quita a los demás", ha resumido.

Igea ha dicho que se conformaría con un presidente "que crea en la igualdad de todos los españoles", pero ha incidido en que "el PP (desde el Gobierno central) también ha sido muchas veces deudor de malas políticas con nuestra Comunidad", al "poner precio a la gobernabilidad" para contar con el apoyo de los partidos nacionalistas, en referencia al "cuponazo" -Cupo Vasco-.

En materia fiscal, ha defendido los compromisos adquiridos para eliminar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones entre parientes directos y la rebaja del IRPF, aunque ha reconocido que las señales de desaceleración que se observan pueden condicionar este tipo de medidas en el futuro.

Ha negado que una rebaja fiscal pueda medirse únicamente por la merma de ingresos respecto al año anterior, y ha incidido en que lo que debe mirarse es "la recaudación final" y total de todos los impuestos, para tener un catálogo de impuestos que sea atractivo para las empresas y las personas.

En su opinión, ante un escenario de posible recesión la comunidad que "esté en peores condiciones para competir tendrá más problemas", por lo que ha hablado de la necesidad de "armonizar" la fiscalidad de las autonomías "a la baja", aunque Castilla y León esté en una "situación delicada", con el País Vasco al norte y la Comunidad de Madrid al sur.

Sobre la polémica abierta sobre la fusión de municipios que Cs defiende a partir de la próxima legislatura, en contra del criterio del PP, Igea se ha mostrado convencido de que su postura será "la mayoritaria" en poco tiempo, aunque durante la presente legislatura tratará de convencer al PSOE de completar el modelo con un paso intermedio para formar de forma voluntaria las llamadas mancomunidades de interés general y trazar el mapa de la prestación de servicios locales.

En lo que también hay discrepancia entre los dos partidos del Gobierno es en la pretensión de Ciudadanos de acabar con las diputaciones, aunque ha argumentado que "mientras existan" tratarán de llevar a cabo sus programas, sin que eso contradiga su postura de que la democracia directa debe primar sobre la designación de los diputados por parte de los partidos.EFE