EFEValladolid

"Amen", la segunda novela del economista y escritor palentino Julio López, es el mosaico de una serie de retratos sobre la condición humana y sobre la manera en que manipuladores y manipulados reaccionan ante una doble moral y una violencia, silenciosa e invisible, que determina parte de las relaciones personales del día a día.

De hecho, el relato parte del típico y eterno 'momento ascensor' que comparten los protagonistas, Javier e Isabel, con quienes el autor condensa la hipocresía, las apariencias y los engaños vitales que observa en "todos los ámbitos de la sociedad", no sólo en la política, que fue objeto de su primera novela autobiográfica ("Con papá o con mamá"), de la que es secuela esta nueva obra, editada también por Camelot.

Julio López, exprocurador socialista en las Cortes de Castilla y León, dejó la política desencantado al comprobar que "el pan de cada día" estaba cargado de dosis de hipocresía, engaños y apariencias, marcadas por el convencimiento de que lo propio es siempre mejor que lo ajeno, pero tras relatar esos episodios en su primera obra, ahora se ha pasado a la "pura ficción", pero basada en lo que nos rodea.

En una entrevista con la Agencia EFE, López ha reconocido que en las mañas de los protagonistas hay "conductas que son muy reales" y se ven reflejadas en muchas vidas, marcadas por incoherencias y dobles morales, que no son propios de "los otros", de "los de enfrente", sino que también se dan en personas que aparentemente comparten una ideología, unos principios o unos valores.

Expertos en violencia contra las mujeres que a la vez son infieles y cosifican a sus 'conquistas', defensores de los derechos sexuales a los que les horroriza la idea de tener un hijo homosexual, creyentes fervientes en Dios que a la vez incumplen los mandamientos...son algunos de los modelos de incongruencia que se pueden apreciar en esta novela. "Ser lo que digo y no lo que hago", resume el autor.

Pero su autor remarca que no le interesa tanto plasmar esta realidad como plantear un abanico de reacciones ante estos intentos de manipulación, para lo que relata pequeños episodios desde diversos puntos de vista, con lo que el lector se acerca a formas de sucumbir, pero también de eludir y superar esas prácticas.

López trata de plasmar en esta novela la necesidad de encontrar herramientas que permitan a las personas romper con el esquema mental según el cual "los míos son los buenos" y los otros "los malos", en una especie de empatía profunda con los que están en una posición diferente por diversos motivos, ya sean políticos, religiosos o de otra índole.

Con una prosa cotidiana y en pequeños capítulos -hasta 96 tiene-, el autor trata de acercar a todos esta cotidianidad de todos, para establecer un diálogo como sociedad sobre lo que se ha fraguado en nuestras relaciones personales, en términos negativos pero también en la parte positiva de encontrar claves para superar esas temidas relaciones tóxicas.

Como ejemplo, López llama la atención sobre la preocupación que genera en todas las personas que un niño salga del colegio con una brecha en su rostro -porque es algo que se ve a simple vista- y lo complejo que puede ser desentrañar los golpes psicológicos que puede sufrir de quienes le rodean.

"Es un alegato contra la doble moral y las falsas apariencias", resume el autor de "Amén", que será presentada en Valladolid el próximo 10 de diciembre en la librería Oletvm. EFE