EFESoria

Un nuevo tramo de la autovía del Duero a su paso por la provincia soriana abrirá al tráfico el próximo junio, en concreto los 12,8 kilómetros que unirán Langa de Duero con San Esteban de Gormaz, ha informado este viernes la Subdelegación del Gobierno en Soria.

Según estas mismas fuentes consultadas por Efe la obra está prácticamente terminada, con un 99 por ciento de ejecución, a falta de extender en las próximas semanas la capa de rodadura, colocar la señalización horizontal y adecuar los accesos a la N-122.

Una vez ejecutados estos trabajos, el Mitma tendrá que fijar una fecha para la puesta en servicio de este tramo, que fue adjudicado en 2009 a la empresa AZVI, por 47 millones de euros y con un plazo de ejecución de 39 meses, pero que terminó afectado por la paralización de la obra publica debido a la crisis económica.

Fue ya en 2015 cuando se retomaron las obras que, con poca dotación en cada anualidad de los Presupuestos Generales del Estado, han ido avanzando poco a poco hasta la fecha.

En este tramo se ha seguido trabajando con normalidad salvo en las dos semanas de la primera prórroga del estado de alarma.

Con este nuevo tramo, los conductores podrán circular por 36 kilómetros de la autovía del Duero entre Soria capital y Langa de Duero, tras abrirse el primero en 2004, en la circunvalación de El Burgo de Osma.

El Mitma tiene todavía otros cuatro tramos para completar el trazado, que suman 70 kilómetros (Venta Nueva-Santiuste, variante de El Burgo de Osma-San Esteban de Gormaz, La Mallona-Los Rábanos y Langa de Duero-Aranda de Duero).

Los más atrasados son el tramo entre La Mallona y Los Rábanos, de 20,6 kilómetros, que sigue en trámite para actualizar su proyecto y la posterior licitación de las obras y que tiene un coste estimado de cien millones de euros.

Por otra parte, el tramo Langa de Duero-Aranda de Duero está actualizando su proyecto, tras rescindirse el contrato en 2016 a la empresa Corsán Corvian por un concurso de acreedores. EFE