EFEValladolid

La Biblioteca de Castilla y León está reanudado paulatinamente su actividad, tras el decaimiento del estado de alarma y la gestión de la crisis sanitaria por el Ejecutivo autonómico, han informado este sábado fuentes de la Consejería de Cultura y Turismo.

El Plan de Medidas de Prevención y Control para hacer frente a la crisis sanitaria establece nuevas condiciones en la prestación de los servicios de los distintos departamentos y centros gestionados por la Consejería de Cultura y Turismo en materia de bibliotecas.

Por este motivo, desde el 17 de junio, a la reanudación de los servicios básicos desde la apertura de las bibliotecas el 1 de junio, se ha podido ir ofreciendo la mejora del servicio del préstamo a demanda mediante la posibilidad de solicitud presencial del mismo.

También del servicio de préstamo interbibliotecario y reproducción de documentos, cuyas solicitudes se realizan mediante los canales habituales y la recogida y devolución de los materiales, que se realiza de la misma forma que el resto del préstamo y devolución.

Lo mismo ocurre con la consulta en la Sala de investigadores de documentos de las colecciones de la biblioteca que se encuentran excluidas del préstamo y para aquellos documentos solicitados a través del préstamo interbibliotecario que se han de consultar en la biblioteca. Este servicio se presta con cita previa y con una ocupación del treinta por ciento del aforo.

La Biblioteca de Castilla y León ha reanudado en los últimos días, dos servicios más, uno de ellos la sala de lectura, con 80 puestos disponibles, a la que se puede acceder mediante reserva de puestos. Es necesaria la utilización de la mascarilla al acceder y salir de la sala, estando garantizada la distancia social en la misma.

También se ha reanudado el uso de internet y ofimática con ocho puestos disponibles en cada franja horaria (8:00 a 10:00, de 10:30 a 12:30 y de 13:00 a 14:30 horas) siendo necesario realizar reserva del puesto, con un máximo de tres reservas semanales.

La impresión de documentos no está permitida, pero si el almacenamiento de información en unidades USB del propio usuario.

Además, desde el 15 de julio, está previsto ir retomando de forma gradual las actividades en el auditorio de la Biblioteca, con aforo limitado al 50 por cidento para ofrecer sesiones matinales.

De momento sigue sin estar permitido el libre acceso a las colecciones, la consulta en sala de prensa y revistas y el acceso a la Sala Infantil.

En todo momento los servicios se desarrollarán conforme a las medidas recogidas en el Acuerdo 29/2020, de 19 de junio, de la Junta de Castilla y León, por el que se aprueba el Plan de Medidas de Prevención y Control para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, en la Comunidad de Castilla y León.

Se trata en concreto del uso de geles hidroalcohólicos a disposición de los usuarios, uso de mascarilla; distancia de 1,5 metros o más entre puestos de lectura asignados y limpieza de puestos de lectura y de los equipos informáticos tras su uso.

Esta paulatina reapertura de servicios e instalaciones se complementa con los servicios virtuales de los que dispone la Red de Bibliotecas de Castilla y León (eBiblio Castilla y León, CineCyL, Biblioteca Digital de Castilla y León, Club de Lectura Virtual, Tumblebooks y Pregunte, las bibliotecas responden) que han sido reforzados durante todo este periodo de cierre de los centros y que han contribuido de forma notable al mantenimiento y fomento de la lectura, la formación y el ocio de los castellanos y leoneses.

A todo ello hay que añadir el cambio en las políticas de préstamo que conlleva un significativo aumento del número de materiales prestados, así como de los periodos de préstamo y otras funcionalidades como la reserva y renovación de todo tipo de materiales.

Este cambio afecta a las nueve Bibliotecas Públicas Provinciales y las bibliotecas municipales de las localidades de Ávila, Burgos, León, Palencia, Segovia, Zamora, Ponferrada (León), Aranda de Duero (Burgos), San Andrés del Rabanedo (León) y Laguna de Duero y Medina del Campo en Valladolid. EFE

erbq