EFEZamora

La candidata del PP a la Alcaldía de Zamora y presidenta de la Diputación Provincial, Mayte Martín, ha puesto su gestión en la Corporación provincial como aval para pedir el voto y ha alertado del "daño político de la fragmentación" que puede volver a darse en las elecciones municipales.

Mayte Martín ha asegurado en una entrevista con la Agencia Efe que frente a otras formaciones de su espacio ideológico, como puedan ser Vox, Cs y Por Zamora, su candidatura se diferencia por el programa, el equipo de personas "preparadas, jóvenes y con ganas de trabajar" que la integran y su gestión en la Diputación de Zamora.

Aunque no ha querido precisar con quien está dispuesta a pactar para formar gobierno municipal, sí que ha admitido que entablará diálogo "con todos", pero con partidos de izquierdas le resultará "más complicado" porque la diferencia ideológica es "importante".

Preguntada específicamente por Vox como posible aliado para acceder a la Alcaldía, ha indicado que en las elecciones municipales "la ideología puede ser importante, pero fundamentalmente hablamos de programas, personas, capacidades de esas personas y ver lo que se puede hacer por la ciudad".

Sobre la separación de actos religiosos y autoridad civil, ha afirmado que no es cuestión de separar sino de tradiciones y por ello volverá a hacer el juramento de Silencio de la Semana Santa, permitirá velar en el Ayuntamiento a la Virgen de la Concha y hará que la bandera de España vuelva a ondear en la plaza de la Marina.

A su juicio, en los últimos cuatro años en el Ayuntamiento se han tomado decisiones "de carácter sectario" y no se ha gobernado para todos los zamoranos, algo que es "un sentir general".

Respecto al sueldo del alcalde, aunque lo ha considerado "una cuestión menor", ha dicho estar "totalmente de acuerdo" en lo que propuso el actual regidor municipal de cobrar lo mismo que en su vida privada porque "aquí nadie venimos a la política a hacernos ricos".

Mayte Martín ha explicado que ha dejado la Diputación de Zamora, en la que el PP tenía mayoría absoluta, para intentar acceder a una Alcaldía de Zamora gobernada por IU-PSOE por "el estado de apatía" de la ciudad y porque se lo pidió su partido: "estoy donde me necesitan, no en función de si me gusta lo que me ofrecen", ha dicho.

Preguntada por lo que más le ha gustado del gobierno municipal de los últimos cuatro años, ha sostenido que no ha habido nada bueno porque no se ha hecho una buena gestión y "se ha metido en el desánimo" a los zamoranos.

Si accede a la Alcaldía, lo primero que haría sería recuperar el contacto con los zamoranos, ya que "el despacho de la alcaldesa va a estar en todas y cada una de las calles de la ciudad".

Para Mayte Martín, las prioridades para Zamora pasan por crear oportunidades para los jóvenes y tener una ciudad limpia y con servicios para "no ser ciudadanos de segunda".

Del mismo modo, ha abogado por revitalizar el comercio y la hostelería, incrementar la estancia de los turistas, "salir a buscar industrias" y apoyar proyectos como la llegada de dos batallones del Ejército a Montelarreina, en lo que ha trabajado dos años "con vehemencia" y en la sombra.

También ha propuesto como medida de apoyo a la natalidad y al comercio zamorano un cheque-bebé de 3.000 euros que deberá ser gastado necesariamente en establecimientos comerciales de la ciudad. EFE